Criterio de Crítica

Un gran aspecto de Verdad & Cine es las reseñas proveídas de películas actuales, ya sean de su presente gira de cine, del mercado del DVD (para aquellos leales a dicho medio) ó de cualquier plataforma en línea. Como crítico de cine, constantemente navego aguas turbulentas al presentar, lo que yo considero, una opinión detallada en porque ver ó evitar cierto filme, y al hacerlo mantenerme con una humildad decente. No es una tarea sencilla, como nunca lo es cuando uno presenta una perspectiva única de percibir algo con objetividad. Pero me agrada y tomo un gran placer en compartirlo. ¿Porqué? Excelente pregunta. Mi respuesta, al igual que algunos factores a considerar mientras uno examina una película, lo he detallado en lo que denominé como Criterio de Crítica.

Propósito:

En pocas palabras, evalúo las películas buscando contestar una pregunta: ¿porqué me agradó ó desagradó la película? A partir del porqué puedo yo desmontar las imágenes, el sonido, la trama, el diálogo, los personajes, la temática, el entorno fílmico, la experiencia, etc. de la misma película en búsqueda del origen de la inquietud inicial. La meta no es necesariamente convencer a la gente de mis resultados (aunque confieso estar satisfecho si lo son), sino mas bien provocar al espectador a examinar sus razones de igual manera, proveyendo meramente un ejemplo del proceso que yo usé y la conclusión a la que llegué. Y aunque trato de ser lo más objetivo posible sin dejar que gustos personales dominen mi opinión, dispuesto a ver cualquier película de cualquier género, país, año, color, estilo, etc., es imposible ser abierto a toda experiencia fílmica sin ser dictado por algún tipo de preferencia en lo absoluto. Eso sin decir también que hay películas que simplemente no veo por cuestiones de conciencia que tienen que ver con el contenido de la película (gracias a IMDB por ser detallado en ese aspecto; para advertencias en este asunto, busquen la categoría Guía de los padres de la misma página). ¿Son mis resultados perfectos? Pues, soy humano, así que la respuesta obvia es no. El tiempo es un mayor determinante en el valor de una película, y son varios los instantes en las que recomiendo una película que posteriormente lamento haber recomendado y viceversa. Pero las herramientas que uso ahora si tienen gran función y el tiempo dirá si unas tendrán mayor ó menor importancia que otras en lo porvenir.

El proceso de crítica que he adoptado es una que he clarificado en tres diferentes méritos, detallados en lo siguiente:

Mérito Artístico:

Para esto, me dedico a contestar preguntas como éstas: ¿fue la historia contada inventivamente? ¿Son los personajes bien trazados de acuerdo a las intenciones del cineasta, con imperfecciones, deseos y motivaciones en sus situaciones, expresadas mayormente por acción sobre diálogo? ¿Crean tanto simpatía como empatía como solo lo puede hacer un personaje multidimensional? ¿Los actores cumplieron en dar un rendimiento total de carácter y cuerpo al personaje? ¿Se dedicó el director/ productor/ escritor a detallar escenas de la manera mas única posible, enfatizando información visual sobre auditiva? ¿Qué tal la cinematografía, diseño de producción, edición, vestuario, maquillaje, etc.? ¿Cómo fue el rol de la música en la experiencia general? ¿Los efectos especiales/ visuales son los adecuados para el efecto que deseó demostrar? ¿Y cómo me sentí personalmente al final de la película; motivado, impactado, satisfecho, dispuesto a cambiar, retado, humillado, etc.? Lo más esencial en la efectividad de una película no es la historia; es su visión. El propósito de las preguntas anteriores es tratar de medir eso mismo.

Mérito Sociocultural:

Este factor tiene que ver más con el contexto en la que la película fue realizada, bajo diferentes situaciones y en diferentes maneras. La cuestión yace en usar diferentes contextos para medir lo que la película presentó sin dejar que el contexto tome prioridad en la experiencia misma. Ejemplos de contextos incluyen: voz personal ó reputación personal del director, si es considerado un auteur, independiente, de estudio, etc.; país de origen de la película y su situación económica-política; circunstancias exteriores durante la filmación como presupuesto ó apoyos; y otros por el estilo. Como dije, son solo medidas dictadas primordialmente por la película misma y nunca de la otra manera; esto permite que la misma película, con su historia, temática, personajes, etc., se exprese tal como es sin que motivos exteriores modifiquen el significado de ella.

Mérito Teológico:

Este mérito es más detallado en Teología de Cine. Sin embargo, solo para aclarar: la gran mayoría de las películas bajo los análisis de Verdad & Cine no son hechas por cristianos. Con esto en mente, es inútil esperar sermones ó lecciones claras de películas seculares que remplazcan el estado espiritual del espectador. Es mas efectivo lidiar con preguntas como éstas: ¿Cómo confirma el tema de la trayectoria del protagonista(s) la veracidad del evangelio de Cristo y el panorama narrativo de las Escrituras? ¿Qué dice la temática del filme acerca de la perdición del hombre, su deseo de ser completo, satisfecho y redimido, y su búsqueda por una esperanza significativa? ¿Hay sentido de disatisfacción, perdición ó consecuencia en su interacción con el pecado, ó muestra agrado, justificación y victoria terrenal por ello? ¿Qué nos dice eso acerca de su relación con Dios? ¿Cómo puede el espectador ser edificado por estas respuestas? No siempre se trata de crear analogías superficiales ó moralejas sencillas con el fin de explicar fácilmente un punto, sino considerar que todo hombre, aunque muerto en su pecado y separado de Dios, tiene la imagen de Dios y puede percibir su verdad en una mulititud de emociones y convicciones, aunque solo a tientas.

Nota de la calificación:

Llevo tiempo usando el sistema de cinco estrellas sin realmente definir exactamente para que sirven. Siento que debo aclarar que la calificación es meramente una generalización de la experiencia de la película. Estoy convencido que toda película, tan pésima o fantástica que sea, siempre comunica convicciones, deseos, ideas, sueños y creencias, no simplemente un cuento con nada más.  Toda película merece una vista cercana que transciende imágenes y sonido, y la calificación es una combinación de todos los puntos de vista anteriormente detallados. Una calificación no representa el valor entero de una película de la misma manera que la calificación del examen de un estudiante no simboliza la totalidad de su intelecto ó carácter educativo. Son indicadores de factores mayores, y es la posición de cada espectador averiguar cuales son.

Si, toda experiencia personal ante una película es subjetiva. Los significados finales siempre van a variar, ya que los ojos con los que percibimos una forma de arte no son los mismos con los que nuestros prójimos perciben ese arte. Pero toda película si es objetiva, hecha con un deseo, con un método, con un propósito, y con un fin, como todo tipo de arte. Esto viene de la manera que Dios moldeó al hombre y al universo, reflejada en Su Palabra y confirmado por Su Hijo Jesús, el Medio de cual toda persona puede ser limpiado de toda maldad y recibido en plena comunión con Dios a través de la fe. Así lo declaró Jesús, y después de todo, Él es la Verdad.

Y por eso se llama Verdad & Cine.

 

 

Escrita en febrero del 2016.

Anuncios