EDC: ¿Se necesita el Evangelio para ver cine?

cinema-gaumont-pathe-390e282ac-seance-modernists-2

¿Piensas en el Evangelio cada vez que ves una película? ¿Sientes que sea necesario o no? ¿Como interpretas una película a la luz de la Palabra? Si no lo haces, ¿crees que deberías hacerlo? Todo eso y más en la mas nueva colaboración de Verdad & Cine con Esclavos de Cristo.

¡Lean el artículo completo aquí!

biblia

Anuncios

Eso: La fascinación universal del horror y la inocencia

urbeat-eventos-gdl-premier-warner-eso-it-pelicula-2017

Con 197 millones de vistas en tan solo 24 horas, el primer trailer de la ambiciosa y muy esperada adaptación cinemática de Eso rompió el récord de ser el trailer más visto en su lanzamiento en la historia de trailer. En esta época presente, una hazaña como tal hace noticia mundial. Y el patrón continúa; cintas como El conjuro, Anabelle, Saw, Chucky y sus numerosas respectivas secuelas, remakes y spin-offs amasan gran fortuna y una mayor audiencia devota a presenciar lo mejor de jump scares, sangre, monstruos asquerosos, sótanos oscuros o un poco de todo esto junto. No obstante, el éxito que Eso posa es una exageradamente mayor a la de estas sagas, no exactamente presenciado desde los días de Drácula y Frankenstein en la Época Dorada de Universal Studios. El terror, desde un punto de vista cinemático, es multicultural y asequible, haciendo que toda casa productora y estudio de cine le presté un interés muy serio. Más que solo una reseña de la cinta del payaso demoníaco, busco el explorar la inevitable pregunta: ¿porqué la curiosidad?

Sigue leyendo

Lo que el cine evangélico debe aprender de la Reforma

1280px-pieter_bruegel_the_elder_-_the_tower_of_babel_vienna_-_google_art_project_-_edited

Un factor prominente que es casi ignorado en cuanto a la Reforma, ya casi en sus 500 años, es su impacto en el mundo del arte. La época que precede las 95 tesis de Lutero exaltaba toda forma de arte europea como manera de obtener seguidores fieles, cortesía mayormente de la iglesia católica. Pasado el 31 de octubre de 1517 y todo lo que el evento catapultó, esta convicción se dividió en dos y las repercusiones fueron muchas. No hablo de la iconoclasia —la destrucción voluntaria de imágenes que evocan adoración—, hablo de la transición gradual de la obvia dramatización exagerada de santos con halos sobre sus cabezas y rayos celestiales a su alrededor, a una de paisajes silvestres, eventos simplistas de narrativa bíblica y escenas de la vida cotidiana de la era. Sencillez y majestad en una sola probada.
¿Puedo sugerir que los creadores de cintas como A prueba de fuego, Dios no está muerto y Pink deberían prestar mayor atención a estos sucesos? Podría afectar sus obras y el denominado cine cristiano de manera edificante.

Sigue leyendo

3 razones cuestionables por no gustar de una película

full-movie-theater2

Son típicas. Probablemente las has dicho, tal vez una, dos ó un constante número de veces. Igual yo. No podemos escapar la frustración del momento cuando presenciamos lo que creemos fue una mala película. No nos gustó. Punto y final. ¿Y que tal si la razón que damos no es lo suficientemente justificable? ¿Qué tal si tu motivo por no apreciar una película es el equivocado? Las preguntas suenan algo ofensivas aunque pueden ser ciertas. Las enfrento cada vez que me veo en la posición de compartir una opinión ante algo relacionado con el cine. Lo que quiero decir es esto: si has dado las siguientes excusas por no apreciar una película, no significa que estés equivocado ó eres un ignorante. Es solo que es bueno contemplar si realmente te estás perdiendo de una experiencia cinematográfica grandiosa solo porque rehusas examinar tus razones por rechazarla. Toma un paso atrás y reflexiona un poco. Podrías terminar apreciando la película después de todo, si es que deseas esa meta.
Sigue leyendo

Stranger Things es extraña, y eso es bueno.

maxresdefault1

No acostumbro ver series hasta que lleguen a su fin. Y solo si creo que sus personajes valgan la pena mi atención. Y solo si creo que su historia podrá ser digerida de mil maneras mil vistas después. ¿Por cuál otra razón le voy a invertir alrededor de sesenta horas de mi vida a una historia que no presuma rumbo ó deleite, todo lo contrario de una serie como Breaking Bad? Pero ahora debo confesar que quebranté mi regla. La nueva serie de Netflix de Stranger Things fue el responsable, y digo responsable porque no le quiero llamar culpable. Es 1983, y un niño con el nombre de Will Byers ha desaparecido. Las únicas pistas que obtienen los curiosos del pequeño pueblo de Hawkins, Indiana son una niña calva con poderes telequinéticos, hombres en trajes negros que no contestan preguntas y una misteriosa criatura infernal que desafía el tiempo y el espacio. Lo más fascinante de esta serie, concebida por los Hermanos Duffer (de la película independiente Hidden), no es solamente lo bizarro de su imaginación sino el rehusarse una pronta y suave explicación. Es el tipo de terror más incómodo y, por lo tanto, el que más recordativo. Añádele las influencias de Steven Spielberg y John Carpenter y lo raro se convierte en maravilloso. Ojalá fuera niño de nuevo.

Sigue leyendo