Un monstruo viene a verme

nt_16_un-monstruo-viene-a-verme-destacada-650x435

Película: Un monstruo viene a verme
Título original: A Monster Calls
País: Estados Unidos
Director: J.A. Bayona
Estudio: Focus Features
Duración: 108 minutos
Estreno nacional: 3 de febrero
Clasificación: B
Reparto estelar: Lewis MacDougall, Liam Neeson, Felicity Jones, Sigourney Weaver, Toby Kebbell  

Creo que entiendo porque el monstruo en Un monstruo viene a verme tiene forma de árbol espinoso con superficie muy rugosa: es incómodo de abrazar. Es ese ahuyento de cariño emocional inmanente en todo niño que presentó una gran síntoma en esta adaptación del cuento bestseller de Patrick Ness: su afán de elevar la tortura sobre la cura. No es necesariamente pesimista y no carece de momentos de hermosura subyacente, gracias a la determinada dirección de J.A. Bayona (El orfanato, Lo imposible). El cuento original se califica como infantil pero la cinta es lejos de eso, así que la audiencia intencionada varía. Aquellos con trauma de niñez encontrarán simpatía con la historia del niño Conor O’Malley y sus sufrimientos. Pero con sus confusas filosofías que elevan la acción sobre el corazón que lleva a cabo la acción, dudo que le encuentren la paz que desean obtener.

La mamá de Connor O’ Malley en Un monstruo viene a verme padece de una enfermedad mortal no mencionada. Con eso en mente torturándolo más el bullying que sufre en la escuela, Connor le demanda al misterioso monstruo que le visita en las noches en su casa que le explique su sufrimiento y que sane a su madre. Este monstruo (con la voz icónica de Liam Neeson) procede mejor a contarle cuatro historias cuyos finales inesperados confunden, más sin embargo, ‘liberan’ a Connor de su miseria. Ya sean metáforas de un mayor simbolismo o simples cuentos de la compleja moral del hombre, el monstruo le enseña a Connor que la vida es injusta y la verdad es cuando lo aceptamos sin buscarle un propósito mayor. La iglesia- una figura altamente simbólica en las pesadillas de Connor- es aquél obstáculo de la verdad que finalmente cae en pedazos cuando Connor ‘acepta’ el sufrimiento de la vida como algo inevitable.

No creo que la cantidad de decentes efectos visuales, majestuosamente pintando los cuentos que el monstruo relata, pudo compensar por esa falta de paz que Un monstruo viene a verme buscaba otorgarle al afligido. Supongo que eran monstruo-viene-a-verme-4las intenciones del autor del libro Patrick Ness al terminar este libro como favor a la autora Siobhan Dowd, quien concibió la historia original sin poder escribirla debido a su padecimiento y muerte por cáncer de mama. Lo veo tristemente irónico que ella esté enterrada presentemente en la Iglesia de San Margaret en Oxford, ésta con un edificio muy similar al que es destruido en furia simbólica en la cinta. ¿Porqué la contradicción? Porque en medio del sufrimiento, por naturaleza buscamos gritar en vez de escuchar. Rechazar en vez de aceptar. Cristo sufrió el abandono de Su propio Padre para que encontráramos refugio único en Él, esto llevándolo a cabo solamente a través de Su Gran Victoria sobre la muerte. Pero el hombre, y  en este caso Connor y su amigo bestial, prefieren quedarse con el vacío. Éste mínimo los mantiene en las sombras donde pueden continuar con su misma condición de rebeldía sin comodidad alguna.

La cinta también muestra el caos familiar que brota a partir del abandono de un padre, tal vez no malévolo como el típico estereotipo (decente participación de Toby Kebbell en el rol) pero siempre con consecuencias. Realista y no feliz pero sí con un desenlace que depende de un amor abnegado, _MG_4431.CR2personificado en el rol de la abuela. Esto y más empujan a los pequeñuelos a ver las cosas más de cerca sin caer en juicio pronto. Es solo que los pequeñuelos no podrán entenderlo si la intensidad de su material- niños gritando, un monstruo amenazando, lluvia y lágrimas, etc-. los azota a su contra. Una definición más clara de su género o subgénero le hubiera a apoyado a Bayona de más.

Un monstruo viene a verme no logró recaudar ganancias para justificar su filmación, y no me imagino tampoco que el tiempo estará a su favor. Intentó ser un dulce canto de cuna para la aflicción infantil, pero tocó sus notas con espinas sin ofrecer alguna cura definitiva. Sus pocos momentos de belleza terminan ahogándose en los brazos de un monstruo.

Culpen al monstruo.

CALIFICACIÓN: 2.5 de 5

Trailer en inglés con subtítulos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s