3 razones cuestionables por no gustar de una película

full-movie-theater2

Son típicas. Probablemente las has dicho, tal vez una, dos ó un constante número de veces. Igual yo. No podemos escapar la frustración del momento cuando presenciamos lo que creemos fue una mala película. No nos gustó. Punto y final. ¿Y que tal si la razón que damos no es lo suficientemente justificable? ¿Qué tal si tu motivo por no apreciar una película es el equivocado? Las preguntas suenan algo ofensivas aunque pueden ser ciertas. Las enfrento cada vez que me veo en la posición de compartir una opinión ante algo relacionado con el cine. Lo que quiero decir es esto: si has dado las siguientes excusas por no apreciar una película, no significa que estés equivocado ó eres un ignorante. Es solo que es bueno contemplar si realmente te estás perdiendo de una experiencia cinematográfica grandiosa solo porque rehusas examinar tus razones por rechazarla. Toma un paso atrás y reflexiona un poco. Podrías terminar apreciando la película después de todo, si es que deseas esa meta.

Éstas son lo que considero las tres razones más comunes por menospreciar una película,

¨Estuvo aburrida.¨

Es probablemente la más común. Si eres fan de películas como Rápidos y furiosos ó Mad Max, quizás te dormirás sin problema ante películas como Titanic ó Casablanca. Si aprecias las comedias de Adam Sandler ó Will Ferrell, tal vez te asustes con el cine de Charlie Chaplin ó Buster Keaton. Y si amas Crepúsculo ó Los juegos de hambre, probablemente no durarás diez minutos viendo 2001: Una odisea en el espacio ó El árbol de la vida. El género, la época ó el formato entre otros factores son capas estilizadas de interpretación, dando a conocer una misma idea bajo un ángulo distinto. Toda película es la misma historia del ser humano perdido e incompleto buscando alguna forma de completarse ó redimirse. Lo que figura a partir de este núcleo es el gusto. Éste es mayormente el factor decisivo y todos tenemos gustos variados que no tienen que ver exactamente con alguna decisión consciente. No te gusta el chocolate y ningún razonamiento cambiará tu opinión. Te creo, si veo que has tratado todo tipo de chocolate en toda forma y sabor. Solo así sabré si realmente has dado el arduo intento de apreciar el dulce.  ¿Te fascinan las comedias? No te conformes solo con Adam Sandler ó Jim Carrey. Expande tu paladar y estudia el cine de Jacques Tati, Peter Sellers, Buster Keaton, Cantinflas y Pierre Etaix entre otros. Puede que esto no te hará apreciar las películas de terror de repente, pero si te hará consciente que hay más de terror que aún no conoces, y probablemente estarás algo abierto en intentarlo. Entre más hayas estudiado la variedad de tu género ó estilo de historias que más te emocionan, más estricto podrás ser con películas similares que no renueven tu gusto ó aviven tu imaginación. La excusa sería, en ese caso, entendible.

Clip de Mon oncle (Dir. Jacques Tati, 1958)

Clip de La pantera rosa ataca de nuevo (Dir. Blake Edwards, 1976)

¨No le entendí.¨

Una razón interesante. El caso aquí yace en la falla de comprender las imágenes al torno de su temática ó narrativa. La experiencia entera pareció caótica o mínimo incoherente. ¿Quién es el culpable entonces? Es como encontrar al responsable entre dos personas que hablan dos idiomas diferentes. Ninguno precisamente, excepto aquel cuya pronunciación, uso de vocabulario ó lenguaje corporal evitaron ser moldeados al grado de obtener lo mínimo de comprensión para la otra persona. Uno de ellos hace el esfuerzo más pequeño para que la otra persona ejerce su propio esfuerzo para comprenderle. No es diferente con el cine. Éste es la ventana de la imaginación de una persona ó personas, y en muchas ocasiones depende más del éxtasis emocional que una moraleja objetiva, evitando así un significado claro. Lo recomendable es investigar un poco más del contexto en que la película fue filmada al igual que la perspectiva del director, no como verdades absolutas sino como guías a la comprensión cinematográfica. El cine de Abbas Kiarostami requiere de mucha paciencia y una enorme simpatía por la vida social de la típica familia iraní bajo varios contextos culturales. El cine de Michael Haneke evade soluciones simples ó explicaciones, guardando sus giros instantáneos de violencia extrema pacientemente. Éstos cineastas son aclamados mundialmente por su cuidadoso arte de fundir experiencia humana y drama en uno sin aislar su entorno político. La audiencia occidental en general no comprenderá sus historias al cien por haberse acostumbrado a otra dieta cinemática que es más popular. ¿Sería demasiado intentar una probada de algo diferente? También es recomendable observar la reacción del público y de los críticos separadamente para luego compararlos y contrastarlos. El público general no gustó mucho de Birdman mientras los críticos la alababan, pero los dos mayormente mostraron desprecio ante la narrativa confusa de Batman v Superman. Eso dice algo y es fascinante estudiar las razones y explorar la raíz del problema. Costará tiempo, esfuerzo y mucha paciencia conocer otro lenguaje, y tal vez no siempre se obtengan todas las respuestas a todas las inquietudes. Pero lo pequeño que se lograría obtener es incambiable. A eso le llama apreciación artística.

Trailer de El listón blanco (Dir. Michael Haneke, 2007)

Película completa de Close-Up (Dir. Abbas Kiarostami, 1990)

¨Era en blanco y negro.¨

De las tres, esta es la peor que puedes hacer, y es la que tiene la menor justificación. La mayoría de la gente apreciativa del cine argumenta que la historia es el factor más esencial en una película (yo argumento que es la visión y no la historia, pero eso es para otro artículo). Si así lo es, ¿porqué sería entonces el color de la película un problema? Hace cien años, el blanco y negro era una cuestión técnica hasta que Technicolor revolucionó la industria. Hoy en día, usar el blanco y negro es una decisión mayormente de estética. Hay mucha ventaja que el blanco y negro tiene en su uso de luz y oscuridad para evocar otra dimensión u otro tiempo, sin decir que en el caso correcto lidiando con la textura adecuada de sombro y tono, el blanco y negro es simplemente una maravilla visual. ¿Has estudiado el uso de humo en películas como Casablanca? ¿Ó la vista de la nieve en ¡Que bello es vivir!? ¿Qué tal el uso de sombras en Las armonías de Werckmeister? ¿Y el uso mínimo de color en La lista de Schindler? Puedo continuar con otros grandes ejemplos. Es rara la vez que el blanco y negro se usa por puro estilo cuando el color hubiera sido más efectivo. Pero cuando se aprovecha bien, ahora en día muy raramente, el resultado es nada menos que magnífico.

Clip de La lista de Schindler (Dir. Steven Spielberg, 1993)

Clip de Casablanca (Dir. Michael Curtiz, 1942)

Anhelar la apreciación cinematográfica es el mayor deseo que el espectador inteligente debería tener, cristiano ó no. Los deseos personales de toda persona siempre serán variados, y siempre será imposible acordar en todo aún con el mayor de los esfuerzos. Pero el mayor de los esfuerzos no es lo necesario. Solo lo mínimo, y las recompensas son sinfín.

Te lo garantizo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s