Jason Bourne

matt-damon-jason-bourne

Película: Jason Bourne
Título original: Jason Bourne
País: Estados Unidos
Director: Paul Greengrass
Estudio: Universal Pictures
Duración: 123 minutos
Estreno nacional: 26 de agosto
Clasificación: B
Reparto estelar: Matt Damon, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones, Riz Ahmed, Vincent Cassel, Julia Stiles

Jason Bourne es un hombre de pocas palabras. No exagero. En la quinta película de  la franquicia del asesino que sufre de amnesia, el héroe titular habla alrededor de 25 líneas en total. Y eso es parte de lo que lo hace enigmático y genial, al añadirle también su mentalidad Einstein en sus combates mano a mano mientras busca recuperar la identidad que una vez perdió. Pero ya que la recuperó en la conclusión de la trilogía original, ¿qué sigue? No mucho. Paul Greengrass regresa a la silla del director con su estilo movedizo de cámara que da la bienvenida a la acción cautivante, aunque ahuyente el 3D. Simplemente titulado Jason Bourne, la película es nada mal en sus buenos momentos, pero su repetición de muchísimos factores no siempre equivalen al homenaje. Se resume como el final de la agradable visita de un buen amigo que regresa cinco minutos después porque olvidó las llaves de su casa. Fue muy obvio esta vez.

Cada vez que digo las palabras ¨Paul Greengrass¨ siento que debo complementarlas. Piensa en Vuelo 93 y Capitán Phillips y comprenderás mi afinidad por thrillers bajo un capa políticamente rígida. Es lo que categorizó a la trilogía de Jason Bourne como toda una turbulenta trayectoria de un agente recuperando su identidad. Muy marcada es la diferencia a las mil misiones de James Bond y Ethan Hunt, que no aparentan tener alguna conclusión pronta. En jason20bourneJason Bourne, el agente regresa después de años en inactividad después de descubrir un secreto de su pasado antes de convertirse en asesino, una verdad en la que un familiar suyo estuvo involucrado. La identidad de Jason Bourne como asesino y herramienta de programas clasificados de la CIA fue más que clara en el final de Bourne: El ultimátum. Lo que continúa son pedazos de ideas que cuestionan su propia relevancia, a tal grado que me hace pensar si Damon y Greengrass fueron amenazados por Universal Pictures para que participaran en otra entrega. Los dos habían rehusado su participación en cualquier cinta subsecuente de la franquicia después del tercer capítulo en el 2007. Siete años les tomó para cambiar de parecer. ¿Porqué lo fue?

Quizás deseaban superarse. Sus intentos fueron arduos- a éstos me refiero a su cuidadoso manejo de misterio a probaditas, minuto tras minuto mientras Bourne junta las piezas a otra clave de su pasado. Estos momentos son adornados con una abrumadora coreografía de acción que incluyen protestas en Grecia, persecuciones en Londres y Las Vegas, y un tiroteo climático en un casino. Las constantes quejas que Greengrass recibe por su cámara movediza, fuera de su intensidad para el débil de estómago, no creo que tengan un fundamento sólido; todo momento de acción se desenvuelve tal cual sin recurrir a la cubierta de sombras ó trucos de cámara para esconder sus fallas. Es la muralla que divide a la trilogía de Bourne de la típica cinta de balas y espionaje. Es un dato muy Jason Bourne (2016)manifiesto para Greengrass y el guionista Christopher Rousse (su primer guión, y constante editor de Greengrass), al punto que repetir instantes de la trilogía esta vez les pareció como un complemento, no como la falla de originalidad que justifique su existencia. Los instantes incluyen: la mujer agente y víctima a manos de Bourne , la falla en Bourne en aclarar un nuevo recuerdo, el asesino malévolo y perfecto rival para Bourne, un nuevo programa de la CIA que Bourne debe desmantelar, un director operativo con métodos rígidos pero buenas intenciones, etc. Las sorpresas fueron escasas, y por ser la quinta película en la franquicia (contando la pésima El legado Bourne), éstas son cruciales. Se encuentran suficientes motivos para un comienzo, desarrollo y conclusión para la historia de Jason Bourne. ¿Para un posdata? No exactamente.

Descartando muchas de las ideas políticas de los orígenes literarios de Robert Ludlum y Eric Van Lustbader, Jason Bourne es demasiado obvio en sus convicciones. Su agenda política, orgullosamente liberal para Greengrass y Damon, se define en un gobierno eternamente corrupto con actos terroristas secretamente en sus manos y programas ilegales con el bien de mantener la patria del país. La inspiración principal de la cinta es Edward Snowden y todo lo que sus hechos implican. Lejos esta de mí comenzar un debate político, ya que aunque Jason Bourne toma su dosis de conspiraciones como legítimos, la película jason-bourne-2016-movie-vincent-casselse mantiene arduamente como un thriller nada más, a pesar de su firme creencia en su aura político. Es la conclusión la que congela todo argumento, y una que, para mantener la autenticidad de alguien como Jason, hace cuestionar su propia mentalidad. El gobierno, sus agentes, la policía, los terroristas y toda figura de poder y conflicto son, por definición, peones del poder. Resuelven unos problemas causando otros. Matan a unos para dar vida a otros. Sus mejores ideologías son razonables y sus peores son destructivas. ¿Pero por cuál otra razón llamarían a la cinta Jason Bourne y no David Webb? Porque la sombra es más intrigante que su objeto. Porque aunque odiamos ser controlados, no podemos evitar ese control por más que podemos. Lo único que le queda a Bourne es ceder lo suficiente para contraatacar. Un ser en lucha con sí mismo y con su alrededor es aquél que más se apodera de nuestra simpatía. La película sacrificó la integridad de alguien como la agente Heather Lee (Alicia Vikander, Ex Máquina) para enfatizar ese lado de Bourne. Pero el agente continúa con un espíritu indestructible mientras espera en un mejor mañana- el mismo espíritu que el mundo niega. No fue nada que ¨Extreme Ways¨ durante los créditos no percató- el camino es extremo, pero buscamos maneras de seguir en pie.

El ex-espía es un perro sin correa, lo cual garantiza más secuelas. Me quedo con la trilogía original, aunque gracias a Damon, Greengrass y los momentos de combate inteligente que los dos conjuran, Jason Bourne te hará feliz de ver a tu buen amigo cinco minutos más, aunque sin duda te preguntarás porque rayos olvidó sus llaves.

Quizás es pariente de Bourne.

CALIFICACIÓN: 3 de 5

Trailer en inglés con subtítulos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s