Buscando a Dory

11958

Película: Buscando a Dory
Título original: Finding Dory
País: Estados Unidos
Director: Andrew Stanton
Estudio: Disney Pixar
Duración: 97 minutos
Estreno nacional: 15 de julio
Clasificación: AA
Reparto estelar: (en inglés) Ellen DeGeneres, Albert Brooks, Ed O’Neill, Diane Keaton, Eugene Levy

Lo único que carece Buscando a Dory, la esperada secuela estrenada trece años después del ya clásico Buscando a Nemo, es la ventaja de la espontaneidad. La industria del séptimo de arte junto con millones de pequeñuelos clientes ya adultos jamás esperaban que la emotiva historia de un pez payaso buscando a su hijo se robara el amor de medio mundo hace más de una década. Lo menciono solo para notar donde exactamente se ubica el estándar de las expectativas para una continuación, y por definición, toda secuela pierde la sorpresa de la originalidad hasta cierto grado. Buscando a Dory lucha por incrementar ese mismo grado, añadiendo diversos personajes simpáticos y únicos, una giro de aventura desigual al de la cinta original, y un éxtasis emocional hacia el vínculo familiar muy similar a la de Nemo y su padre. Y como no mencionar a Dory, el pez más simpático de la historia del cine. Recomendación asegurada.

Un año después de los acontecimientos de Buscando a Nemo, Dory continúa ajustándose a una vida con Marlín y Nemo siempre y cuando su problema con la falta de memoria a corto plazo no le sea una obstrucción a otros. Pero cuando un recuerdo distante acerca de sus padres regresa a su mente, Dory enfrentará su aventura más grande que la llevará al Instituto Marino de California a conocer nuevos amigos, enfrentar nuevos retos y peligros, y conocer la verdad acerca de su familia.

Seamos honestos. Nadie pedía por una secuela a Buscando a Nemo, pero la razón es totalmente opuesto a alguna desilusión con ella. Es como la receta que nadie quiere repetir porque la primera ocasión igualó la perfección, y solo las intenciones mal guiadas podrían descarrilar una reputación de excelente a cuestionable. Pero Pixar tiene una manera de crear secuelas que merece lo mínimo de admiración. Por uno, el cambio de protagonistas es notable y con ello la historia y su fin (piensa en Cars 2 y Monsters University). En esta ocasión el buscando-a-doryenfoque está en Dory y su lucha para descubrir su pasado y encontrarse a ella misma. El viaje que caracterizó la primera película es remplazada por una lucha contra peligros acuáticos en una sola locación. La trayectoria no se trata mucho de encontrar lo perdido sino reconocer que se perdió y como. Aparte, varios personajes de Buscando a Nemo no aparecen en la secuela (a excepción de algunos que aparecen de sorpresa en la escena post-créditos) para evitar chistes reciclados y caer en falta de originalidad; en vez de esto, son remplazados por otros que te ganan el corazón por su simpatía y pequeñas idiosincrasias. Pienso en el pulpo desesperado Hank, la ballena casi ciega Destiny, la pajarita horripilante Becky, y hasta una almeja melodramática quien ha estado sin pareja por mucho tiempo. Que Pixar suda la gran gota para sacarle el giro mas fresco a un éxito pasado no hay duda alguna, y por ello disfrutan el mayor éxito en la industria de la animación (aunque les cueste literalmente décadas antes de demostrarlo). Pero Nemo se dio a conocer primero, y cuando salió nadie lo esperaba. Nadie se lo imaginaba. Y nadie lo ha olvidado. Lo mejor que Dory puede ser es recordar a la audiencia los puntos previos, y proveer algunos nuevos recuerdos. Es la maldición de una secuela, heredada por genética mas que por malas costumbres. Esto es en adición a que algunos momentos breves, en el nombre de la comedia infantil, Buscando a Dory estiró su concepto de la realidad algo en exceso en el tercer acto. Buscando a Nemo no sufrió este aspecto ya que no lo necesitaba. Pero es breve en esta ocasión pero no por chistes que dependen de la incredulidad se destruye una obra. Buscando a Dory es valiosa en cien aspectos más.

Pero lo que no pierde Buscando a Dory sino embellece es el amor que le brinda a la familia nuclear. Dory en su niñez pierde a sus padres y es solo la búsqueda de ellos que le puede brindar satisfacción y llenar su corazón de amor faltante, a pesar de su impedimento físico. Marlin y Nemo solo pueden llegar hasta cierto punto en esa área, pero es apoyarla y sacrificarlo todo por ella la verdadera prueba que Marlin enfrenta; es amar a alguien difícil de amar, considerando que esa persona lo amó primero. Y eso mismo es lo vivo y eficaz no solo del mundo de Nemo y Dory sino de todo el canon de Pixar: el amor es un verbo, no un adjetivo. También noto que Buscando a Dory inteligentemente presentó la vida acuática con magnífico detalle; me refiero no solo a sus coloridos detalles visuales sino a labuscando-a-dori_jhjr-640 política neutral que rodea el concepto de animales en cautividad. El acuario es hecho por humanos y no es el paraíso perfecto, pero no por aquello la historia se convierte ciegamente en una pelea por derechos de animales en la que el ser humano es el villano obvio, como lo es constantemente en el cine infantil. Gracias al mando del director y guionista Andre Stanton (Wall-e), la historia no perdió rumbo. Todo culminó en el éxito de una familia reunida y en la celebración de amistades abnegadas que demuestran amor a pesar de diferencias ó limitaciones físicas. Es un amor que solo proviene del evangelio de Cristo como la mayor demostración de amor en el mundo. Y si, alguien como Ellen DeGeneres (voz en inglés de Dory y celebridad lesbiana) debería notar lo único, bello, a veces difícil, pero siempre exitoso que solo proviene de una familia conformada por un padre, una madre e hijos. Ningún cambio alguno. Evidencia ya tiene.

Tal vez Buscando a Dory no fue necesaria, pero gracias a su buen uso de comedia, brillante animación, y su abierta celebración a la familia y amistades genuinas, su existencia nunca será lamentada. Ha amontonado millones y millones de dólares a nivel mundial y estoy convencido que ya listé las razones.

Búsquenla.

CALIFICACIÓN: 4 de 5

Trailer en español

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s