Películas Que Todo Cristiano Debería Ver: Parte 7

citizenkanebanner

Película: Ciudadano Kane
Título original: Citizen Kane
País: Estados Unidos
Director: Orson Welles
Estudio: RKO Pictures
Duración: 119 minutos
Estreno nacional: 6 de junio de 1941
Clasificación: A
Reparto estelar: Orson Welles, Joseph Cotten, Dorothy Comingore, Agnes Moorehead, Ray Collins

Hasta la fecha me he concentrado en esta sección en incluir películas que de alguna manera sean espiritualmente relevantes para la audiencia cristiana. Con ello me centro en filmes cuya historia toca temas claros de Dios, el hombre y su necesidad del evangelio sin que tenga que recurrir al cine explícitamente cristiano, reconocido por su pobre calidad técnica e imaginativa. La meta es ser variado en género y visión de historia que inspiren la imaginación de creyentes y lo preparen para enfrentar la cultura con el evangelio inteligentemente. Mi presente selección no es una película cristiana en el término popular. Ni siquiera se podría calificar como ¨espiritual¨. Es tan solamente la historia de un hombre que obtuvo el mundo y perdió su alma. ¿Qué más necesitas para recomendar la película que, acordando a décadas de historia de cine y miles de profesionistas en la industria, es la mejor película de la historia: Ciudadano Kane?

Ciudadano Kane comienza con la muerte del anciano Charles Foster Kane (Orson Welles, protagonista y director de la cinta), un millonario propietario de un periódico que, justo antes de morir solo sobre una cama dentro de su mansión, susurra la palabra, ¨Rosebud¨. Un periodista es encargado de investigar el significado de estas palabras mientras entrevista a la gente que marcó la vida de Kane, desde su infancia hasta su muerte. Solo hasta el final de la trayectoria podrá descubrir el propósito de la últimas palabra que los labios de Kane emitieron.

En 1939, después de muchas ofertas gracias a su éxito en Broadway y en la radio, Orson Welles aceptó un contrato del estudio RKO en Hollywood para dirigir una película. Con tan solo 24 años, Welles se dedicó a romper casi toda regla preestablecida 1083_RS19A_08287.jpgde lo consistía una típica película en Hollywood en ese entonces, innovando en técnicas cinematográficas que tenían que ver con luz, espacio, enfoque, perspectiva, sets decorativos, créditos, transiciones, edición, música, falta de orden cronológico, etc. Esto a tal punto que Welles tuvo que engañar a sus productores durante la filmación para no asustarlos con sus métodos intensivos y experimentales. Pero su mayor riesgo fue el de usar a William Randolph Hearst, un dueño millonario de un periódico en la vida real, como la mayor inspiración para Kane. Cuando Hearst se percató de esto, atacó a Welles y a la película con la mayor furia de sus medios de comunicación. Esto dañó a Ciudadano Kane por varios años después de su estreno, sin decir la carrera fílmica de Welles, hasta que el crítico francés André Bazin diera a conocer la joya de experiencia que la película es, y de ahí en adelante fue solamente elogio y elogio para la cinta.

Pero en retrospectiva, Orson Welles realmente no necesitaba depender de alguien como Hearst para inspirarse con su protagonista. Welles mismo cumplió con con ese rol genuinamente, como lo haría todo hombre que le da una mirada honesta a su propio corazón. La falta de la unidad familiar fue lo que llevó a Kane a un vacío de amor y apreciación, que lo llevó a la avaricia por el poder y que lo llevó a la perdición en el materialismo. Es la epopeya de un genicitizen-kane2o en guerra con su alma, interpretado bajo una fotografía blanquinegra e iluminativa de Mateo 16:26, ¨Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?¨ Es la película que definió este patrón ya comúnmente visto en otras películas: el comienzo, el ascenso, la gloria, la vanagloria, la caída y la muerte, las seis etapas de una vida sin Cristo. Si el público cristiano no encuentra mayor razón que esta para apreciar y examinar una película bajo este contexto, ¿cuál sería su propósito para ir al cine? Ciudadano Kane definió un nuevo estilo de lenguaje visual y modo de contar drama por muchos años, pero también dejó mucho de que razonar. Qué mayor oportunidad para que la audiencia cristiana se involucre en esta conversación.

Después de considerar todo factor posible, Ciudadano Kane es simplemente una película que toda persona DEBE ver en algún punto en sus vidas (noten que no siempre escribo en mayúsculas). Es calidad de historia, trágica y contemplativa, que no necesita decaer su impacto visual para llevarlo a cabo. Merece más de un vistazo, la primera para entenderla y la segunda para comprenderla. Las que siguen son para vivirlas.

Es el efecto del buen cine.

 

Trailer en español

Clip en español

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s