Warcraft: El primer encuentro de dos mundos

warcraft_movie-wide-1080x608

Película: Warcraft: El primer encuentro de dos mundos
Título original: Warcraft
País: Estados Unidos
Director: Duncan Jones
Estudio: Universal Pictures/ Blizzard Entertainment
Duración: 123 minutos
Estreno nacional: 17 de junio
Clasificación: B
Reparto estelar: Travis Fimmel, Paula Patton, Toby Kebbell, Dominic Cooper, Ben Foster

Pre-producción hace tres años, la filmación hace dos años y mercadotecnia extensa desde hace un año. Universal Pictures tomó el potencial de Warcraft: El primer encuentro de dos mundos, la adaptación cinematográfica del videojuego multijugador de fama mundial, muy en serio. Con la participación del aclamado director Duncan Jones (Moon, 8 minutos antes de morir), lo máximo en tecnología performance-capture a la mano, y un presupuesto de 160 millones de dólares, Universal Pictures cruzó sus dedos firmemente en espera del siguiente El señor de los anillos. Pero la creación de mundos difiere de su introducción a ellas, un factor decisivo en particular cuando sus personajes, embajadores del espíritu aventurero anhelado en sagas fantásticas como esta, fracasan en ser meramente interesantes. Solo pregúntenle al que definió las reglas del género, Peter Jackson. Warcraft es una suave decepción si respetas sus orígenes y su potencial imaginario. Si mantienes tus expectativas hasta el suelo, lograrás pasar un rato agradable con algunas preguntas en mente durante los créditos. Warcraft fue hecho para mucho más.

En el reino de Azeroth, el caballero Sir Anduin Lothar (Travis Fimmel, Vikingos) investiga la intrusión de una horda de orcos en sus tierras. Los orcos lograron invadir su mundo a través de un portal mágico conjurado por el orco brujo Gul’dan. Durotan, uno de los orcos líderes de su clan, se muestra descontento con Gul’dan y su brujería mientras la orca mestiza Garona (Paula Patton, Déja Vú) se encuentra capturada por Lothar bajo sospecha. Sus trayectorias se culminan en una batalla que definirá sus destinos y el destino de Azeroth.

En término técnicos las quejas son mínimas sin hablar estrictamente. Duncan Jones le dedicó el tiempo y los recursos para mantener la vibra de un videojuego en sus gráficos desde vistas panorámicas hasta detalles minúsculos. Gracias a esto las figuras, productos de un performance-capture de calidad, no se vieron despegadas de sus entornos, esto a pesar de asimilarse más al mismo videojuego que el mundo tangible que buscaba emular. La historia de Warcraft se desarrolla lentamente warcraft20movie201mientras acomoda sus personajes y su trasfondos en el trastorno de sus mundos respectivos, y para cualquier trama con finta de epopeya, suena como buenas noticias. Excepto que cualquier mundo imaginado se vuelve muy abstracto cuando las trayectorias de sus personajes son igual de abstractas. ¿Exageraría si digo que un orco como Durotan, con Toby Kebell (Los 4 Fantásticos) en el rol, demostró las emociones más auténticas sobre todo el elenco? Exacto, un monstruo computarizado con finta de antagonista dominó sus emociones y simpatía más que todo actor en carne y hueso, aparte que fue en realidad el personaje más interesante. El nivel de detalle en su dirección de arte, reglas del universo, mitología, etc., arrebasaron la imaginación en crear personajes únicos y simpáticos, esto aunque los detalles previos fueran básicos y no innovadores. Sus escenas de combate comienzan con gran promesa de acción intensa, moderadas con un creciente suspenso de algo mucho mayor (gracias a la edición de sus trailers y clips, la trama mantiene sus giros sin sufrir spoilers). La batalla final, a pesar de sus números, decae en intensidad a pesar de su escala, y el suspenso terminó con dejar preguntas para subsecuentes entregas. Con solo dos horas en mundo de Warcraft, un vistazo algo limitado no fue lo suficiente.

No hay mucho que profundizar en Warcraft en cuanto su temática, ya que como sus detalles introductorios a su universo, sus puntos de vista a dar son algo simples, aunque no necesariamente equívocos. El sacrificio es la mayor cualidad del buen rey, y la honra entre guerreros, marcada por la fija lealtad a través de la guerra, es mayor atesorada que la victoria momentánea. La responsabilidad ante una mayor causa3067953-img4 rinde mayor fruto que buscar intereses propios y egoístas. La unidad de la familia tiene desastrosas consecuencias si es minimizada ó puesta en peligro. Los humanos, orcos, elfos, magos y otros personajes son sujetas a casi todas estas ideas sin algún gran favorecimiento, gracias a que los guionistas evitaran una ideología blanca/negra en cuanto a héroes y villanos (en este caso, humanos y orcos). En su totalidad la cinta refleja principios y punto bíblicos al margen de Proverbios. Es solo una lástima que no aprovecharan para más cuando tenían la capacidad para hacerlo.

¿Merece otra oportunidad? Creo que sí aunque dudo que se la den. Warcraft: El primer encuentro de dos mundos no merece el odio que tanto ha recibido, pero si da a preguntar porque desperdició su primer oportunidad. Los fans de Tolkien, C.S. Lewis, videojuegos de fantasía y demás perdonaran lo rescatable de la cinta. Los demás acordarán a medias con el mismo título:

Su primer y último encuentro con este mundo.

CALIFICACIÓN: 2.5 de 5

Trailer en inglés con subtítulos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s