Alicia a través del espejo

attlg_payoff_las__destacado

Película: Alicia a través del espejo
Título original: Alice Through The Looking-Glass
País: Estados Unidos
Director: James Bobin
Estudio: Walt Disney Pictures
Duración: 113 minutos
Estreno nacional: 27 de mayo
Clasificación: A
Reparto estelar: Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Sacha Baron Cohen, Anne Hathaway

La locura viene en muchas figuras y colores, y en el caso de Alicia a través del espejo, la locura se extiende hasta la justificación por su propia existencia. La historia le debe solamente el título y los personajes a la novela secuela del clásico Alicia en el país de las maravillas, además del concepto general de sueños lúcidos que Tim Burton concibe en cada película suya (su rol fue restringido a productor esta vez). Me he salvado de notar, como lo es comúnmente con secuelas, que la cinta no supera la calidad de la primera entrega, pero logré recordar que la primera fue, en realidad, un conjunto de momentos de leve entretenimiento popularizados por vívidas criaturas congeladas en un estado de sueño. Alicia a través del espejo no es diferente, para bien ó para mal. Un giro steampunk y una mayor sensibilidad a sus villanos le aseguran una recomendación no forzada.

Son tres años después de los eventos de Alicia en el país de las maravillas, y Alice Kingsleigh (Mia Wasikowksa) se encuentra en problemas cuando su ex-prometido Hamish (Leo Bill, The Fall: El sueño de Alexandria) amenaza con apoderarse de su casa y compañía naval si no le entrega el barco que una vez perteneció a su padre. Cuando se encuentra con un espejo que inesperadamente la transporta de vuelta al País de las Maravillas, Alice tendrá que rescatar la sanidad del Sombrerero Loco, quién cree que si familia sigue con vida. La batalla contra el Tiempo (literalmente) comenzará y la caída por el agujero del conejo probará que la locura nunca antes fue tan extrema.

James Bobin (Los Muppets, Muppets 2: Los más buscados) remplaza a Burton como director, su confianza con material Disney refleja su experiencia previa. Lo hace con una enorme dependencia en visuales computarizados, éstas con una capa de imaginación steampunk que se sintió fresca, y en motion-capture a exceso. No es queja; es, por cierto, una ventaja que complementa un mundo tan extremo como el del País de las Maravillas. Sus personajes son, en su propia manera, entretenidas, aunque no brindan nuevos aspectos a sus trayectorias de los que ya conocíamos, a excepción de Sacha Baron Cohen (La Invención de Hugo) en el rol excéntrico de Tiempo, éste con un toque escondido de encantador. El elemento del viaje por el tiempo brinda más como un motivo para repetir escenas ó ideas anteriormente introducidas, casi como dependiendo del supuesto éxito que la primera película obtuvo. Pero se podría razonar que fue ese mismo elemento que proveyó otro giro a 48672la historia clásica y la que se ganó la mayor curiosidad a una audiencia que no gustaría tanto de mitologías mixtas. Es un balance de 50/50, decepcionante para unos y dominguera para otros. Pero es la guionista Linda Wolverton, la responsable del guión (y fracaso) de Maléfica, quién casi truena esa balanca al azotar a la audiencia con un machismo fuera de control con el papel de Hamish y sus empresarios despreciativos. Entendemos: quieren hacer de Alice un ícono feminista que no necesita hombres. Bien por ustedes, ¿pero no se dan cuenta que ese fervor ni siquiera sirve en la trama? Lo que inicia la historia es la búsqueda de Alice por la familia del Sombrerero Loco, confrontando su propia testarudez y reconociendo la humildad por primera vez. Su papel como modelo feminista a seguir figura de poco a nada con lo que realmente aprendió a través de sus hazañas. La agenda política les presentó con una momentánea ceguera que pudo haber derrumbado el corazón narrativo de Alicia a Través del Espejo. Creo que solo le dio un duro golpe.

Sin tomarse demasiado en serio, Alicia a Través del Espejo continúa desenvolviendo la clara testarudez que caracteriza a Alice, tanto en las obras literarias como en cualquiera de sus adaptaciones fílmicas. Este factor es determinante en la trayectoria de Alice mientras le demanda al Tiempo a que le provea la manera de cambiar eventos del pasado, a pesar de sus razones nobles. Como era de esperarse, la lógica de un mundo como el del País de las Maravillas si depende de un claro fundamento: nuestras decisiones llevan a consecuencias irrevocables. Alice, el Sombrerero Loco, la Reina Roja, la Reina Blanca y todo personaje de toda forma llegaron a sus puestos por las decisiones que tomaron, y ningún aspecto de fantasía respetable podría deshacer este destructivo aspecto humano. Pero Alicia a través del espejo decide no detenerse ahí, aunque pudieran haberlo hecho en el nombre de razonamiento infantil. El clímax fundamental yació en la reconciliación de quienes fueron una vez enemigos, iniciado por por la declaración de una palabra poderosa: perdóname. Es la cura que sana heridas, humilla el ego y transforma relaciones. Es el paso que llevó a Alice a dejar de pelear por lo suyo y reconocer el bien de otros que más lo alicia_q7jqnecesitaban, que la llevó a reconocer sus errores y a aceptar una medida de la derrota. Miembros de familia se disculpan y se reúnen a pesar de sus diferencias, todo gracias al arrepentimiento genuino. Inclusive un momento casi apocalíptico en el tercer acto del filme, donde todo el mundo yace congelado y silencioso, se extiende más de lo común, sirviendo visualmente como un recordatorio del vértigo que causa nuestra ira por venganza, nuestro orgullo a precio de todo, y el caos que dejan, remediado solamente por el perdón y la humildad que le acompaña, demostrado como un toque de luz que restaura todo el universo. Fue la suave sorpresa de lo que pudiera haber sido una lección de autoestima sin fundamento obvio; el dulce momento que se mantuvo más consciente sobre la serie de payasadas que desea ser recordada como Alicia a través del espejo.

Loca, sí. Imaginación sin coherencia, claro, y un poco vacía de la inocencia achicada que caracteriza la obra literaria, pero para muchos, eso es lo de menos. Alicia a través del espejo es, al final de cuentas, un recordatorio (pero no explicación teológica) de Santiago 1:23b-24, ¨… éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.¨ Salvo breves instantes que reflejan el perdón entre enemigos, las nuevas aventuras de Alice Kingsleigh son algo olvidadizas como la mirada en el espejo de esta mañana.

Ilógico, pero en el País de las Maravillas: lógico.

CALIFICACIÓN: 3 de 5

Trailer en inglés con subtítulos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s