El Cazador y la Reina del Hielo

casadorar12

Película: El Cazador y la Reina del Hielo
Título original: The Huntsman: Winter’s War
País: Estados Unidos/ Inglaterra
Director: Cedric Nicolas-Troyan
Estudio: Universal Pictures
Duración: 114 minutos
Estreno nacional: 8 de abril
Clasificación: B
Reparto estelar: Chris Hemsworth, Jessica Chastain, Emily Blunt,
Charlize Theron, Nick Frost

Fuera de un interés en convencer a la audiencia general de la necesidad de su argumento principal, El Cazador y la Reina del Hielo fue faltante en motivación. Lo digo cuando reconocí que el personaje con mayor trasfondo y quién obtuvo mi mayor simpatía no lo encontré entre las interpretaciones de Hemsworth, Theron ó Blunt, sino en el fantástico lustre del vestuario encargado por la diseñadora Colleen Atwood. ¡Vamos! No es como si hubiera un fanbase ardiente que demandaba una secuela de Blancanieves y el Cazador. Pero ya que lo hicieron, cuales sean que hayan sido las intenciones, ¿es poco pedir por una historia más épica, al igual que un carácter distintivo y recordativo de cuentos de hadas más… pues, épico? No lo creo. Aunque me veo en la posición de admitir que su mensaje subliminal contra el aborto y un feminismo impertinente fue algo sorprendente.


El Cazador y la Reina del Hielo es parte precuela y parte secuela. Comienza antes de los sucesos de Blancanieves y el Cazador, cuando la Reina Ravennah (Charlize Theron, Monster) vivía con su hermana Freya (Emily Blunt, Tierra de nadie: Sicario) mientras emprendía su búsqueda por más poder al asesinar reyes y tomar control de sus reinos. Cuando Freya descubre su poder de crear hielo al encontrarse con su bebé muerta a manos de su amante prohibido, huye el reino y comienza a crear un ejército con niños secuestrados. Entre ellos surge Eric el Cazador (Chris Hemsworth, Thor) y su fiel amiga Sara (Jessica Chastain, Interestelar), cuyo amor por el uno al otro desatará la furia de las reinas malvadas en proporciones catastróficas, antes y después del reinado de Blancanieves.

La grandiosidad de las obras de Colleen Atwood (cuya filmografía como diseñadora de vestuario incluyen Alicia en el país de las maravillas y Memorias de una geisha) no se basa en exageración. En serio, más detalle y pasión se le aplicó a la corona de Ravennah y al vestido de Freya que a la historia misma. Los colores de toda tela junto con sus tamaños y figuras brindaron mayor atención que los dilemas de Eric, Sara, sus amigos enanos y los demás 463221participantes de una historia algo aburrida, que sufrió a pesar de sus esfuerzos en obtener una seriedad respetable. No es como si la historia necesitaba ser más específica; los detalles no reemplazan sus hechos, una verdad común en todo cuento de hada. Fue el reconocimiento de sus aspectos mitológicos que se vio ausente, que es decir no tenía fundamento ó rumbo. Creando universos no es tarea de todos, pero reconociendo esta verdad no debería justificar una falta de creatividad. Las escenas son cortas, las emociones exageradas, las reglas del mundo confusas, y el punto temático final algo forzado. La guerra que menciona el título en inglés de la cinta es inexistente, ó si sucedió me lo perdí. Tal vez se refería a los breves momentos de pelea que fácilmente podrían ser confundidas por otra película del estilo, y eso no es gran sorpresa considerando que es ópera prima del director Cedric Nicolas Troyan, cuyo mayor crédito anterior fue el de supervisor de efectos especiales de Maléfica. El último clavo en el ataúd fue la leve sugerencia justo al final de aún otra secuela, haciéndome cuestionar si realmente invertiría mayor interés a las hazañas del ¨valiente¨ Eric y sus amigos ¨simpáticos¨ que lo que le invertí por dos horas. Neh.

¿Pero acaso es esta conclusión la única a la que la película llega?  El Cazador y la Reina del Hielo no tiene las marcas de una alegoría obvia. Es solamente que logré percibir el dolor de Freya en perder a su niña bebé (no es SPOILER; salió tal cual en el trailer), supuestamente a manos de su amante que logramos conocer por dos segundos, la furia que desata al jurar deshacerse de la noción del amor romántico para siempre, y la agonía con la que sus emociones se desenvuelven posteriormente. También veo a Ravennah infligiendo en Freya la falsa idea que tanto el amor a un niño como el amor romántico y abnegado la detienen de alcanzar su mayor potencial como mujer. No creo que es demasiado exagerado sugerir que, acordando a la película, el aborto como la definición del valor de una mujer más su descarte del amor entregado a un solo hombre trae consecuencias destructivas. Como pudo pasar esto de imprevisto, y a manos de un estudio liberal de Hollywood, no tengo la menor hunstman-traileridea. Puedo asumir que el significado cinematográfico de una heroína feminista de estos tiempos consta en equipar a una mujer con espadas y arcos, borrarle la sonrisa y salvarla de peligros menos veces. Esto lo digo a escala de cintas enormes y taquilleras; los cines independientes e internacionales darían a entender otra cosa. Pero el anhelo de amar y ser amada perdura, tanto en instinto romántico como en maternal, y no es sencillo deshacerse de aquello sin arriesgar irrealidad en el carácter femenino. La Palabra lo confirma una y otra vez aunque Hollywood no quiera reconocerlo. Solo hubiera sido más exitoso si una historia más atractiva y fascinante que El Cazador y la Reina del Hielo se hubiera encargado de esta temática. Que lástima.

Diversión barata merece pago barato. El Cazador y el Reino del Hielo fue la meta de Universal en capitalizar de Frozen con la audiencia de Piratas del Caribe en mente, e hilaridad limitada es el mejor cumplido que merece. Un pago barato significa que una cuenta de Netflix resultará más económica que una entrada al cine, si de veras las ganas incontrolables de uno se le apoderan. ¿Entonces es dominguera? Supongo.

Pero aún me quedo con la versión de Disney.

CALIFICACIÓN: 2 de 5

Trailer en inglés con subtítulos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s