Star Wars: El despertar de la fuerza

star-wars-horizontal

 

Película: Star Wars: El despertar de la fuerza
Calificación: 4.5 de 5
(La siguiente reseña contiene un total de 0 spoilers)

¿Cómo describir la película mas esperada de la década, si no del siglo, en pocas palabras? Tarea fácil, no es, diría el maestro Yoda. Su estreno internacional apenas fue esta madrugada, y la sensación causada por las espadas láser, monólogos con voz Darth Vaderiana, y la mera presencia de personajes icónicos como Han Solo, Luke Skywalker y R2D2 entre otros dejarán al sensible espectador con piel de gallina por un buen tiempo.  Es Star Wars Episodio VII: El despertar de la fuerza, estrenada 32 años después del Episodio VI y 10 años después del Episodio III. Con la dirección del afamado director y fanboy de corazón J.J. Abrams (Star Trek, Super 8), El despertar de la fuerza continúa la saga ubicada hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana con nuevos personajes, efectos especiales vigorizantes y dosis enormes de nostalgia. El fanatismo mundial de Star Wars, testimonio del espíritu aventurero e infantil de cada uno dispuesto a mostrarlo, podrá por un tiempo nublar toda mente de cualquier error ó imperfección que el filme, después de tanta expectativa posible, haya tenido. El tiempo será el mayor factor en esto. Lo mejor que puede hacer El despertar de la fuerza por ahora es honrar el prestigioso legado del Episodio IV y de la trilogía original. Las innovaciones en historia y personajes tendrán que esperar mejores momentos.


El despertar de la fuerza se ubica 30 años después de los acontecimientos de El retorno del Jedi. Ahora de las cenizas del Imperio ha surgido la Primera Orden, liderado por Kylo Ren (Adam Driver, Solo amigos), quien busca erradicar no solo a la República sino a la Resistencia luchando por ella. Dentro de esta batalla incluye el piloto Poe Dameron (Oscar Isaac, El año más violento), el ex soldado Finn (John Boyega, Ataque extraterrestre), y Rey, una chica solitaria del planeta desértico de Jakku (Daisy Ridley, Scrawl). A ellos se unen tambié el rebelde Han Solo (Harrison Ford), su fiel wookie Chewbacca y la General Leia Organa (Carrie Fisher, quien ya no mantiene el título de princesa). Pronto sentirán que no solo es el comienzo de una nueva era de terror e incertidumbre, sino que la Fuerza poco a poco se despertará en maneras que nunca imaginaban.

En 135 minutos, El despertar de la fuerza cumple con el trabajo que la trilogía de las precuelas no llevó a cabo: rendir homenaje y expandir el universo de la trilogía original de Star Wars (Episodios IV, V y VI). Se podría decir que su prioridad fue el primer aspecto para después tomarse el tiempo con la segunda. Eso fue mayormente evidente en el remplazo de la mayoría de escenas de Una nueva esperanza con conceptos similares en El despertar de la fuerza, dando la ilusión que es casi la misma trama. star_wars_episode_vii_the_force_awakens-wideInclusive algunos de los nuevos personajes tienes posiciones ó características similares a personajes anteriores, notando el trabajo del guionista de la trilogía original Lawrence Kasdan, quien colaboró al igual con J.J. Abrams y Michael Arndt (Toy Story 3) en el guión presente. Lo clásico se mezcla con lo nuevo aunque una haya predominado de más. Abrams comprende el legado de Star Wars al punto que rehusó filmar en digital y optó por enfatizar la construcción de sets y maquinaria en vez de depender enteramente en el CGI  para evocar atmósferas alienígenas. Pero también fue necesario enfatizar la tecnología de hoy, mostrada en este caso por el performance capture, del cual el actor Andy Serkis (en el papel del Líder Supremo Snoke) es pionero. Los diseños de éstos, no obstante, dejaron algo que desear, al igual que el diseño de Maz Katana (Lupita Nyong’o, 12 años esclavo, en el rol). Pero su inclusión es apreciada y sin duda habrá mas innovaciones parecidas porvenir. Toda nueva cara de la saga, que incluyen Ridley, Boyega, Isaac y otros, se apoderan de sus roles y los hacen únicos y enérgicos. Y aunque Driver en su rol como Kylo Ren se robó muchas escenas con una profundidad de ser que evita extremos, es BB-8, el pequeño y redondo droide, quien generó la mayor simpatía del público con su sencillez cómica y tierna. Pero todo participante es digno de admiración y apoyo. Es lo que Star Wars es al final de cuentas: una colección de personajes diversos y multiétnicos que se encuentran con la aventura de sus vidas mientras que el destino de la galaxia está en sus manos. ¿De qué otra manera se explica la devoción de millones de fans a su fantasía?

Expandiendo la pregunta anterior, George Lucas, quién solo figuró como consultor creativo en El despertar de la fuerza, ha hecho claro la influencia de religiones orientales y sus filosofías en la temática de Star Wars. La eterna batalla del bien y el mal, demostrado por la Fuerza y el Lado Oscuro como poderes exteriores del cual uno puede desear serle sujeto. La influencia del cristianismo, por lo tanto, parece ser casi vacía (aunque siempre me he preguntado porque algunos personajes exclaman, ¨¡Diablos!¨ ó hacen comparaciones a ángeles cuando esos términos son supuestamente inexistentes en ese mismo universo). Pero la huella de Dios declarada en Su Palabra ante todo hombre y creación es irrevocable. El simple conocimiento del bien y el mal es reconocido por la Palabra desde Génesis a Romanos a Apocalipsis y las causas y consecuencias que éstas emiten. Finn abandona la Primera Orden por motivos star-wars-force-awakensde conciencia. Kylo entra en conflicto con sí mismo al reconocer la atracción del lado bueno de la Fuerza. Y la conciencia va mano en mano con el sacrificio abnegado. Rey y Dameron ponen sus vidas en riesgo para proteger a otros. Han Solo sacrifica su orgullo, más de una vez, por el bienestar de miles más. Pero el lenguaje de Star Wars es simplista y sería un descuido leer más de lo que ideó ser. La Fuerza es buena. El Lado Oscuro es malo (con una clara huella del nazismo como influencia). La Fuerza une. El Lado Oscuro destruye. La Fuerza genera gozo. El Lado Oscuro genera ira. Y muchos ejemplos más, universales en conocimiento pero en esencia expuestos en la Palabra. ¿Y cómo no mencionar la familia, el vínculo de todo conflicto y resolución en Star Wars? Evitando spoilers, la manera mas directa de comparar el núcleo de la guerra interna y externa de El despertar de la fuerza es apuntando a la Parábola del los Hijos Pródigos en Lucas 15:11-32 como su molde mas cercano (énfasis tanto en el hijo mayor como el menor). Será extraordinario ver como este conflicto se desarrolla y se desplega en las próximas entregas. Habrá sustos, llantos y alegría eventualmente. Continúo sin spoilers.

Es Star Wars, gente. La excitación infantil es crucial para saborear de una magia incomparable como la que expone el universo de los Jedi. Saquen sus espadas láser. Griten ¨¡soy tu padre!¨ a gran voz. Imiten a Chewbacca lo mejor que puedan. Tarareen la siempre épica música de John Williams. Ríen. Lloren. Vivan por dos horas lo que nunca vivirán pero nunca olvidarán. Esa es la marca del buen cine. El despertar de la fuerza es el monumento cinemático de esta generación y sería un grave error esquivar la experiencia. Es intercambiable.

Que la Fuerza los acompañe.

Anuncios

Un comentario en “Star Wars: El despertar de la fuerza

  1. Pingback: Las Mejores Películas del 2015 | Verdad & Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s