Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia

pigeon-sat-branch-poster

Película: Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia
Calificación: 5 de 5

Exacto. La comedia-drama sueca del director Roy Andersson (sin confundirlo con Wes Anderson, aunque sus estilos respectivos parezcan gemelos) es así de extravagante como su título. Perdón, quería decir fascinante. Osea, me refiero a absurdo. ¿Ó quizás demente? Una historia (ó la idea de una) acerca de dos vendedores ancianos de artículos de humor es duro de describir. Unos la interpretarán como una farsa de la historia de Suecia, Europa y el ser humano. Será mejor definirla como un homenaje ridículo a la humanidad y su trayectoria. Sus premios en festivales como el Festival de Cine de Venecia y otros de mismo prestigio no son de poco mérito, evidencia que Una paloma… no solamente es una de las películas mas originales del año sino una de las mejores.


Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia se describe mejor como una serie de viñetas, o sea, pedazos de interacciones anormales entre personajes con aspectos fantasmales que, con pausas largas y ojos sin vida, exploran conceptos variados que ligan la vida, el tiempo y la muerte bajo la misma capa. Estos personajes incluyen, aparte de los vendedores ambulantes, a una bailarina maestra que bruscamente busca por el afecto de un alumno, una barman mayor con historias para contar, una llamada telefónica a un destinatario desconocido con el mismo mensaje, un rey y su ejército perdidos en otra época, una anciana moribunda que desea llevarse su dinero al cielo, y otros instantes semejantes en locura y concisión.  Con una cámara eternamente inmóvil, Andersson juguetea con sus personajes como títeres de épocas atrás sobre sets como pinturas muertas con una pizca de color. El efecto A PIGEON SAT ON A BRANCHpanorámico es muy humorístico y, a propósito, tan repetitivo como cada dilema presentado sin respuesta. Si la trama se asemejara a una pastilla, el efecto secundario consistiría de náuseas ó cosquillas. Ó las dos. Dependerá crucialmente del estómago (y los ojos fijos) del espectador, aunque un poco de riesgo de vez en cuando no siempre mata. Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia merece un intento siquiera.

Una paloma…, conscientemente ó no, está construida sobre los rudimentos de lo que una vez fue un pueblo temeroso del Dios cristiano. Mínimo de su concepto. Ejemplos incluyen el intento de una anciana de llevarse sus bienes al cielo, un coro de soldados en un bar cantando un himno americano con letra diferente, y un sentido predominante de un pasado vivificado en gloria y trascendencia que se ha convertido en lágrimas, ladrillos y cafés cálidos. Y es el tiempo, de los tres conceptos temáticos, el más reverenciado. El filme de repente combina pasado y presente en un unísono simplemente por poder hacerlo, la locura y el razonamiento justificados. Un ejército de a-pigeon-sat-on-a-branch-reflecting-on-existence-e1434749294403nobleza napoleónica, en una increíble coreografía, marcha indiferentemente por un café ante la sorpresa, y subsecuente incomodidad, de sus clientes. En otra ocasión, la tortura de un mono por cuestiones científicas es comparada con la matanza impasible de esclavos bajo un régimen europeo, una nube nihilista sobre las dos. Suecia parece haber testificado el sufrimiento de muchas maneras por mucho tiempo; su propio cine es un gran testigo. Pero el punto sigue siendo el mismo. Las vestiduras, el lenguaje, los edificios y las costumbres cambian. El ser humano no. Dios no. Y como los pájaros disecados detrás de un vidrio en la escena inicial (y al parecer, titular), el hombre es objeto del objeto de su breve interés, y que lo sigue observando pasmado aún cuando le da la espalda. Los ojos cósmicos sobre la humanidad, parece declarar Andersson, nunca parpadean. Si una niña pudo declarar el título del filme como poesía en su escuela en una escena, ¿quién más no podrá razonarlo? Y no obstante, la comedia, aquél motor a cargo de dos tontos pero lindos y melancólicos vendedores de dientes falsos de vampiro, sigue viva en este mundo fantasmagórico que Andersson moldeó. Esta es la tercera entrega y conclusión de su trilogía  de la muerte, antecedida por Canciones del segundo piso, del 2000, y La comedia de la vida, del 2007. Pero su intención de presentar únicamente la muerte petardeó, esto por la chispa cómica brindada por Dios en el hombre, aquello que lo mantiene con sanidad a pesar de su inanidad. Las palomas lo reconocen. Detrás de vidrios ó encima de ellos, siempre lo reconocerán.

Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia es lenta, absurda, casi inútil y otros aspectos positivos que se me escapan. Se ha mostrado en festivales mundiales y cines desde el año pasado hasta ahora, incluyendo en países como España y Argentina. Para verla se recomienda una mente abierta, un cerebro atento y un sentido de humor ligero. Así entonces la piedra será fácilmente confundida por una joya. Uno sería entonces como…

Un hombre que se posó en un sillón a reflexionar sobre esta película.

NOTA: Dos escenas consisten de una persona lentamente manoseando a otra inapropiadamente, aunque no es gráfico. Otro da la absurda intención que desea algo más que un simple encuentro con otro aunque nada sucede. No se recomienda a menores de 12 años… aunque ese grupo ni interesado estará en verla.

Anuncios

Un comentario en “Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia

  1. Pingback: Las Mejores Películas del 2015 | Verdad & Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s