En el corazón del mar

heart1

Película: En el corazón del mar
Calificación: 4 de 5

En lugar de permitir que la ciega devoción a la tierra y sus criaturas se interpusiera sobre la historia, En el corazón del mar presenta una intensa aventura por definición, una que genera asombro provocando disgusto y un grado de descreimiento ante porciones de acción extrema. Detalla el verdadera relato que eventualmente inspiró la novela clásica de Moby Dick, ubicada en la época cuando los galeones cazaban ballenas y Dios era el testigo de sus batallas. Los efectos especiales dieron mucho de que hablar, aunque no siempre positivamente. Pero si que le dieron el mejor intento, y el resultado fue suficiente.

En el corazón del mar es contada a través del anciano Thomas Nickerson (Brendan Gleeson, Calvario) quién sobrevivió el ataque de una ballena blanca en el barco Essex a mando del primer oficial Owen Chase (Chris Hemsworth, Thor) y el capitán George Pollard Jr. (Benjamin Walker, Abraham Lincoln: Cazador de vampiros). Al principio Nickerson es renuente en contar su experiencia a un joven Herman Melville (Ben Wishaw, Spectre), pero poco a poco su historia le hará revivir lo bueno, lo malo y lo feo de este suceso que cambiará la vida de Melville y de todos los involucrados.

Ron Howard continúa demostrando que el biopic es su especialidad cinematográfica. Uno tan solo puede citar ejemplos como Una mente brillante, Apollo 18 y El luchador para confirmarlo. En el corazón del mar se suma a estos ejemplos, aunque no al mismo nivel de excelencia, gracias a la habilidad de Howard en ser lo mas objetivo posible con la historia. Sin dejar que perspectivas modernas ó
la agenda política relevante guíe sus intenciones, Howard detalla la época de sus personajes y ellos mismos tal como maxresdefaulteran y tal como se expresaban. Esto es testificada por la detallada dirección de arte y un guión al par con siglo, su imperfección detallada por diálogo algo redundante. Los efectos varían entre lo impresionante, como la extremada y atroz cacería de ballenas (y la subsecuente venganza de uno de ellos), y lo ilusorio, como el exceso de green-screen sobre locaciones terrenales que hubieran beneficiado de la autenticidad de un set construido. Chris Hemsworth, Benjamin Walker y Tom Hollander, el joven y futuro Spider-Man, exhiben determinadas y brutales actuaciones, entregando cuerpo y corazón a la seriedad de sus predicamentos, aunque a momentos sus acentos foráneos los traicionan. Las escenas de mayor adrenalina podrán herir el corazón del devoto ambientalista y amante de animales, por mas qué el objetivo haya sido la fidelidad del momento y la perspectiva de los involucrados. Es lo que define una aventura después de todo.

Gracias nuevamente a la aptitud de Howard en ser genuino con el siglo respectivo, el tema tan abierto de Dios y su constante rol en toda esfera de la sociedad en En el corazón del mar era de esperarse. Gente ora y habla de Dios casualmente como si fuera lo mas normal aunque no demuestra señales de devoción completa a Él. Los topes de esas interacciones salen al descubierto cuando el rol dominante del hombre sobre la naturaleza es abrumado. Después de tanta agonía y sufrimiento, Chase y Pollard ofrecen sus puntos de vista acerca del rol de Dios en medio in-the-heart-of-the-sea-new-trailer-copyde su sufrimiento. Pollard se mantiene firme pero pasmado en el dominio del hombre sobre la criatura dado por Dios a Adán, cayendo en el destrozado orgullo que caracterizó al Rey Nabucodonosor en Daniel 4. Chase reconoce la testarudez del hombre en tener el mundo bajo su entero control, atónito ante la severidad de Dios, similar a la que Él demostró a Job en su libro titular capítulo 41, usando otra criatura marítima, el leviatán, como ejemplo. La conversación entre los dos resume todo aspecto que tiene que ver con el hombre usando a Dios para su propio bien y sufriendo graves y humillantes consecuencias por ello. Chase se mantiene fijo en esa postura durante su último enfrentamiento contra la ballena blanca (escena probablemente no histórica, hecha por cuestiones dramáticas), favoreciendo la verdad de su historia y su lección encima de las fabricaciones de sus superiores por razones egoístas. Polley sufre humillación que solo la aceptación de la verdad le trae algo de paz, aunque su motivo por venganza nunca se lo dio. La egolatría del hombre tiene cero tolerancia ante los ojos de Dios y todo animal ó ser humano no puede escapar Su ira por ello. Los momentos de paz serene son determinados por un humilde reconocimiento de la majestad de Dios y Su rol en hacerla evidente ante todo mundo en todo siglo. Es el verdadero corazón de En el corazón del mar, al fin y al cabo.

En el corazón del mar es intrépida y por eso ofenderá a la audiencia equivocada sin querer queriendo. Su intención fue ser aventurera en el sentido anticuado sin sacrificar la conmoción adecuada. Barcos, ballenas, tormentas, balas, música épica y guerra de filosofías.

¿Habrá acaso algo más para añadir?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s