Amor y compasión/ Lejos del Mundanal Ruido

Reseñas de las películas Amor y compasión (dir. Bill Pohland) y Lejos del Mundanal Ruido (dir. Thomas Vinterberg)

Película: Amor y compasión
Calificación: 4.5 de 5

A veces el éxito de una banda musical requiere no solo de talento único u originalidad de género, aunque parezcan ser factores determinantes de la popularidad y relevancia de tal banda. Si nos referimos a éxito como genuinidad emocional, aquel aspecto que rinde el mayor éxtasis de la experiencia musical, entonces el requerimiento mas grande parece ser el desvergonzado sufrimiento humanista que muchos cantantes sufren y pocos expresan: las ordalías que llevan a crear una obra artística que simplemente exprese y no comunique. Fue uno de los momentos decisivos en la historia de The Beach Boys, una de las bandas norteamericanas mas famosas e impactantes de la historia. Amor y compasión, el filme biográfico basada en los triunfos y tribulaciones del cantante Brian Wilson y su banda, se proclama original al hacer de estos hechos su gran reto sin abastecer a pretensiones o generalizaciones comúnmente asociadas con las historias de bandas musicales. Solo aquello convierte la merecida recomendación en su mayor galardón.

Amor y compasión muestra los dos lados de la causa y el efecto de la banda The Beach Boys. La primera parte muestra al joven Brian Wilson (Paul Dano, Petróleo Sangriento) componiendo y escribiendo los mayores hits de la banda en los sesenta, mientras que la segunda parte muestra al decadente Brian Wilson (John Cusack, 2012) contemplando sus decisiones y dirección en vida en depresión y baja salud mental. Entre las dos épocas figura Pet Sounds, el álbum inicialmente controversial que años después figura como una de las mayores joyas del rock n’ roll.

La apreciación de una película como Amor y compasión es parcialmente garantizada si uno comparte entusiasmo con el rock clásico, o con la música de The Beach Boys mínimamente. Pero lo inteligente de la película es que esta condición no es un requisito, un dato que daña la gran mayoría de películas basadas en bandas musicales. El centro de la historia es Brian Wilson quien, gracias a la austeridad de Dano y Cusack, mantiene el ritmo emocional y temático de la trama en general. Su música es el simple adorno, o cobija dependiendo de la perspectiva, que ilumina su trayectoria en la vida, y sus familiares, amigos, conocidos e integrantes de la banda como testigos impotentes de su vida artística y vida en general. El paso de la historia se balancea entre dos periodos de tiempo sin que una abunde sobre la otra, y evita confusiones al dejar que los personajes y no títulos en la pantalla lleven la historia sobre sus hombros. Eso se extiende a la partitura musical, encargada por Atticus Ross (La Red Social), quien no depende solo de las canciones de The Beach Boys sino de notas anexadas al género que se mezclan con las escenas naturalmente sin llamarse la atención. El labor del director Bill Pohlad es muy admirable considerando que su enfoque a lo largo de su carrera ha sido producción solamente, incluyendo en filmes aclamados como 12 Años Esclavo y El Árbol de la Vida. Su experiencia en esta área parece dar resultado al mismo par que sus anteriores éxitos.

Claro, Amor y compasión si llega al gran punto conmovedor que determina la trayectoria de la gran mayoría de éstas películas: drogas, depresión y tragedia, éstas precedidas por la gloria humanista que solo puede provenir del ambiente mundano musical. Pero Amor y compasión se enfoca mayormente en observar, y observar en detalle. Brain Wilson se dedica a crear el álbum Pet Sounds mientras la banda se encuentra en gira en Japón, y en el álbum desahoga todas sus penas, pensamientos y deseos inalcanzables. El grupo queda atónito, considerando que sus éxitos anteriores dependían principalmente de canciones sobre la playa, las chicas y California. Es la clásica pelea entre comercio y honestidad, y fue el lado honesto que llevó este álbum al triunfo muchos años después. Pero la honestidad siempre tiene un precio, en especial cuando sus fundamentos carecen fondo objetivo. Wilson pronto se encuentra buscando medios para llenar el hoyo en su corazón que su música, banda, familia, dinero y drogas no pueden llenar. El infierno se desata poco a poco hasta que llega a ser un hombre desgastado dependiendo de la atención y cuidado de otros. Son momentos en que la verdad de Eclesiastés a la luz de Juan 3:16 brilla con mayor autenticidad: cuando el hombre llega a reconocer que tiene alma y es eterna, a un paso de reconocer que solo Dios a través de Su Hijo puede sanarla y llenarla de Él mismo. La salvación de Wilson, no obstante, llega en forma de Melinda Ledbetter (Elizabeth Banks, Los Juegos de Hambre), cuya inocente determinación lo salva del olvido total. La conclusión de la vida de Wilson (o parte de su vida, ya que él aún sigue con vida) es marcada por sentimentalismo, romance incierto, y un simple alejamiento de las drogas. El enfoque en la lucha de los demonios personales de Wilson es mas enfatizada que su redención.  Pedir por mayor rectitud en esta área es traído por los pelos. El jale de la historia es basada mejor en el deseo de Wilson de ser salvado mas que la salvación misma. Toda canción y tragedia recaen en este hecho, y con esto en mente, toda canción y batalla de The Beach Boys brillan un poquito mas de lo normal.

Amor y compasión es un logro en el género musical. Empuja todo límite para ser lo mas original posible sin ser demasiada trágica ó sin proveer diversión sin fondo alguno. De nuevo, la apreciación de la historia de Wilson y su banda es asegurada si uno aprecia el rock clásico. O si mínimo esa dispuesto a darle una oportunidad a luz de su trasfondo. No sería un error.

NOTA: La película contiene una cantidad moderada de lenguaje inapropiado. Recomendada para mayores de 15 años.

Trailer en inglés con subtítulos en español

Película: Lejos del Mundanal Ruido
Calificación: 4 de 5

Siendo ésta la tercera adaptación cinematográfica de la aclamada novela de Thomas Hardy, Lejos del Mundanal Ruido corría el riesgo de dos situaciones: 1) una inepta repetición de una historia predicha, y 2) un énfasis excesivo en temática relevante ahora sin ser relevante durante la publicación del libro (el descarado feminismo, por ejemplo). Sin embargo, los vívidos personajes, humanizados por sus deseos que entrelazan a los intereses de otros con profundas consecuencias, y plasmados sobre el encanto de una época eternamente romántica, impiden que la película se sucumba a esos errores potenciales.  Como cualquier drama dosificada con un poco de elocuencia ¨Jane Austeniana¨, Lejos del Mundanal Ruido es una delicia para aquellos preparados a recibirla.

En Lejos del Mundanal Ruido, Bathsheba Everdene (Carey Mulligan, Enseñanza de Vida) es una señorita quien recibe la granja de su tío fallecido como herencia en la Inglaterra Victoriana. Su gran determinación en prosperar la granja y fundamentar su independencia la lleva a cruzarse con los intereses de tres hombres: el humilde pastor Gabriel Oak (Matthias Schoenaerts, Metal y Hueso), el afectivo soldado Francis Troy (Tom Sturridge, Esperando Para Siempre) y el tímido empresario William Boldwood (Michael Sheen, Medianoche en París).

Cabe mencionar primeramente que Lejos del Mundanal Ruido se beneficia del realismo de sus personajes en relación con su naturaleza gracias al talento del director danés Thomas Vinterberg. Su película pasada La Caza, que fue nominada a los Óscares por Mejor Película Extranjera del 2012, comparte los mismos beneficios en otro contexto. Y no es de gran sorpresa, considerando que el talento de Vinterberg se desarrollo cuando él y el director Las von Trier crearon el Dogme 95, un manifiesto de cine danés que procuraba crear el mayor nivel de realismo en el cine moderno. El movimiento duró solo diez años pero su impacto perduró y se ha mantenido. La mayor evidencia, como mencioné, son sus personajes: comprometidos y enigmáticos en su propia manera. Su humanidad es grandemente vivificada por la entrega total de sus actores. Carey Mulligan mantiene una ferocidad sublime al encarnar los deleites y sufrimientos de la señorita Everdene con tan solo una mirada (y con su voz cantante, por cierto). Matthias Schoenaerts y Tom Sturridge reciben el mismo elogio, tal vez incomparables con Michael Sheen, quien presenta una encarnación atrevida, vulnerable y trágica sin crear lástima innecesaria. Lo mejor de una historia son sus personajes. Lo mejor de los personajes son la profundidad de su ser, una tarea más que complicada para un actor dedicado. Las actuaciones de Lejos del Mundanal Ruido brillantemente confirman una conclusión ineludible: la mitad de toda buena actuación yace en el guión; la otra en el rostro del actor. Capaz y era esto lo que detuvo la completa resolución de algunos personajes en particular durante el tercer acto. Demasiada confianza fue depositada en los actores que el destino o desarrollo de algunos personajes fue dejada a medias, poco frustrante después que tanta conexión se le entregó a ellos anteriormente. Por más que hayan sido incompletas, estas interacciones se aprovechan de la espléndida cinematografía de Charlotte Bruus Christensen, previo colaborador de Vintenberg, quien aísla a los actores de sus paisajes a momentos y en otros los mezcla sin interrupción aparente. Su método engrandece la belleza del paisaje inglés al par de su época, solidificando su efecto romántico equivalente a pinturas. Previos filmes que dependieron de tal logro incluyen Barry Lyndon y Orgullo y Perjuicio.

No es sorpresa que Lejos del Mundanal Ruido sea usada por la audiencia feminista como prueba de la independencia de la mujer a precio del amor, o a consecuencia de la mentalidad infantil y machista del hombre. Temo que sus insolentes agendas políticas oscurecen el panorama temático de la historia. Parece ser mas viable tomar la historia limitadamente como paralela a la narrativa invertida del libro de Rut, en la que un hombre y una mujer atraviesan obstáculos proporcionados por diferentes círculos sociales y expectativas culturales para llegar el uno con el otro. No es muy diferente a las trayectorias de Everdene, Oak, Troy y Boldwood mientras buscan sacrificar su orgullo invisible con tal de obtener la esperanza de un amor incondicional. Pero el proceso es arduo, en especial cuando Everdene opta por obtener afecto sensual al precio de un compromiso sacrificial, dando paso a dolorosas tragedias e insatisfacción como consecuencia inevitable. El amor entregado de un hombre a una mujer y vice versa depende de una gran cesión de ambos lados: el hombre buscando proteger, cuidar y amar a una mujer por ella misma sin sentido de obligación cultural, y la mujer humillándose para recibir dicha entrega para poder demostrarla a él de vuelta sin sentido de deber. Es un llamado a los hombres a ser caballeros y a las mujeres a ser damas: humildes y abnegados, buscando el interés de la otra persona sobre el suyo propio a precio de sus deseos. Y que mayor deleite en testificar historias como ésta desplegarse bajo el romanticismo victoriano que una vez dominó innumerables formas de arte, desde literatura y pinturas hasta cine y música. Algo antiguo y nostálgico pero asombrosamente aún pertinente a los tiempos modernos.

Es dulce, feliz, algo triste e indiscutiblemente bella. Lejos del Mundanal Ruido será un placer tanto para entusiastas del género como para aquellos dispuestos a considerar ese entusiasmo. Vale la pena.

NOTA: La película contiene breves momentos sensuales aunque no son gráficos. Recomendada para mayores de 13 años.

Trailer en inglés con subtítulos en español

Anuncios

Un comentario en “Amor y compasión/ Lejos del Mundanal Ruido

  1. Pingback: Las Mejores Películas del 2015 | Verdad & Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s