Ant-Man: El Hombre Hormiga

Película: Ant-Man: El Hombre Hormiga
Calificación: 4 de 5

Es increíble que tan inventivo fue Ant-Man: El Hombre Hormiga. Los estándares formulistas de Marvel, limitaciones en el género y un concepto estrafalario fueron, al final de cuentas, no limitaciones sino retos. Y Ant-Man terminó sacándole mejor provecho que la mayoría de las películas de superhéroes.


Ant-Man nos presenta con Scott Lang (Paul Rudd, Bienvenido a los 40), un ladrón profesional quien, después de pasar un tiempo en la cárcel, decide cambiar su manera de vivir. Pero un último robo lo lleva a conocer a Hank Pym (Michael Douglas, Tráfico), un científico e inventor que introducirá a Lang a Ant-Man, un traje con la habilidad de encogimiento. Solamente juntos podrán usar el traje para detener a Darren Cross (Corey Stoll, Medianoche en París), un ex-asociado de Pym que planea usar la tecnología de Ant-Man para fines catastróficos.

Supongo que ese siempre ha sido el objetivo de Marvel: entretenimiento y, si es posible, originalidad. Aunque Ant-Man definitivamente cumple la primera parte, no hay duda que hace gran esfuerzo en tener éxito con la segunda. Hay comedia y acción, moldeadas a la fluidez de la historia y la trayectoria de los personajes sin distraerlas. La trama comienza lenta y por buena razón, progresando a un espectacular clímax que hace buen uso de suspenso y acción no antes determinados. Gracias se le debe otorgar al director Peyton Reed (Triunfos Robados, ¡Sí Señor!) y el escritor Edgar Wright (El Despertar de los Muertos, Una Noche En El Fin del Mundo), quienes mezclaron humor, acción, ciencia ficción y un toque de drama en cantidades adecuadas. Las actuaciones son decentes gracias a la química entre Paul Rudd y Michael Douglas. Corey Stoll parece el típico, menospreciado cliché de villano pero su temible alter-ego Yellowjacket se deshace de toda queja instantáneamente. A instantes la trama se detiene por momentos largos de explicaciones y discursos que hubieran beneficiado de más imágenes y menos seriedad. Estos momentos son breves y se perdonan una vez que vemos a Ant-Man interactuando con hormigas, pateando los traseros de hombres mil veces mas grande que él, y salvando el día al final (oops… alerta spolier).

El nivel de seriedad en Ant-Man, aunque algo bajo, mantiene el tema de redención lo suficiente como para tomarlo en cuenta. Scott Lang es un ladrón que busca la oportunidad de dejar todo atrás y ser un buen hombre, proveyendo para la hija que ha abandonado forzadamente. Hank Pym es un científico cuyo experimento tomó un rol devastador en la muerte de un familiar, e igualmente busca por una oportunidad para deshacerse de sus errores pasados. Sus trayectorias a la redención llegan a ser completadas solo cuando entienden y practican el sacrificio abnegado, buscando la vida de alguien más sobre la de ellos mismos. Es interesante también notar que el uso de la ciencia es reconocida como limitada; maravillosa, destructora pero siempre enteramente incomprensible. La brillantez del entendimiento humano es restringida por los límites que Dios establece, y es dada por Él no como sustituto de Su gloria en la Tierra sino como herramienta. Una que lo busque estudiar a Él y Su creación sin usarlo en su contra. Peculiar que una comedia de ciencia ficción incluya y aprecie datos como éste. Muy peculiar, pero que bueno.

Ant-Man: El Hombre Hormiga conforma el significado de diversión: graciosa y espectacular, sin tomarse en seria pero sin descartar la historia. Me atrevo a decir que es uno de los capítulos de Marvel recientes mas divertidos del canon.

Mis disculpas a Guardianes y Avengers.

Trailer en inglés con subtítulos en español

NOTA AGREGADA EL 31 DE JULIO DEL MISMO AÑO: Otro filme de ciencia ficción similar a Ant-Man es El Increíble Hombre Menguante, estrenada en 1957. Cuenta la historia de un empresario que, al accidentalmente pasar por una neblina nuclear, comienza a encogerse poco a poco, creando una pesadilla para su esposa y su mundo alrededor. Después de enfrentar la humillación de su comunidad y los ataques de su propio gato y una araña, el hombre sigue encogiéndose hasta enfrentar el mundo sub-atómico. En una escena recordativa a la intersección entre la majestad de la creación de Dios y los límites de la ciencia, el hombre contempla su vida tratando de buscar significado en la vida cuando nada más lo hará.

Clip en inglés. Subtítulos en español debajo del video

HOMBRE: “Seguía encogiéndome, a convertirme en … ¿qué? ¿El infinitesimal? ¿Qué era yo? ¿Aún un ser humano? ¿O era yo el hombre del futuro? Si hubiera otras explosiones de radiación, otras nubes flotando a través de mares y continentes, serían otros seres seguiéndome a este vasto mundo nuevo? Tan cerca – lo infinitesimal y lo infinito. Pero de repente supe que eran realmente los dos extremos de un mismo concepto. Lo increíblemente pequeño y lo increíblemente vasto finalmente se reúnen… como el cierre de un círculo gigantesco. Miré hacia arriba, como si de alguna manera comprendería los cielos. El universo, mundos más allá del número, tapicería de plata de Dios se extendió en toda la noche.

Y en ese momento supe la respuesta al enigma de lo infinito. Yo había pensado en términos de la propia dimensión limitada del hombre. Yo había presumido sobre la naturaleza. Esa existencia comienza y termina en el concepto del hombre, no de la naturaleza. Y sentí mi cuerpo encogiéndose, derritiéndose, convirtiéndose en nada. Mis temores se desvanecieron. Y en su lugar llegó aceptación. Todo esta gran majestad de la creación, que tenía que significar algo. Y entonces yo sería alguien también. Sí, más pequeño que lo más pequeño, tenía que significar decir algo.

Para Dios no hay cero. Yo todavía existo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s