Tomorrowland

Película: Tomorrowland
Calificación: 3 de 5


Se le debe otorgar algo de elogio a Tomorrowland por intentar ser lo mas original posible. Si su narrativa confusa y su sentimentalismo evidente fueron factores decisivos para ayuhentar la audiencia común de la película, los efectos especiales y su sentido de aventura avivados por su honestidad desvergonzada debería salvarla del desprecio completo. Esto ademas de darle un lindo tributo al legado de Walt Disney tanto en la industria cinematográfica como en el mundo.

Tomorrowland se centra en la vida de dos personas. Uno de ellos es Frank Walker (George Clooney, La Gran Estafa), un inventor que encuentra el pasaje secreto a una ciudad futurística llamada Tomorrowland, y Casey Newton (Scream 4), una joven brillante que es inadvertidamente guiada a la misma ciudad. Cuando se dan cuenta que Tomorrowland y el mundo actual estan bajo amenaza, los dos unen fuerzas para combatir el mal y redefinir la percepción popular de lo que significa el futuro.

Lo considerable de éxito de Tomorrowland se le atribuye al director Brad Bird, cuya experienca en fusionar creíbles efectos especiales con temática emocional (y esto sin perder genuinidad) lo ha consolidado como uno de los mejores directores de este siglo. Películas como El Gigante de Hierro, Los Increíbles y Misión Imposible: Protocolo Fantasma conforman la mayor parte de la evidencia. Sus esfuerzos son al igual complementados por el escritor Damon Lindelof, co-creador y escritor de la serie Lost y películas como Star Trek y Prometeo. Combinando estos talentos brinda suficiente originalidad y éxtasis en lo que se trata del área de ciencia ficción, en particular visualmente. Fuera de este rango la trama a momentos pierde rumbo y los personajes algo de carácter, detalles secundarios al aura creado por la ciencia ficción. Dentro de este género, explicaciones y razonamientos completos no deberían ser enteramente demandados; esto derrumba el núcleo de la ciencia ficción: la hablidad de demostrar lo inmostrable a base de imágenes sobre palabras. La regla es limitada, sin embargo, a la interacción y rumbo de los personajes que conforma ese entorno. Frank y Casey, al igual que los personajes interpretados por Hugh Laurie (Dr. House) y Tim McGraw (Un Sueño Posible), son encasillados por diálogo repetitivo, sentimientos unidimensionales y escenas innecesarias que solo brindan exposición y/o asombro visual. Juntando todos estos detalles, la resolución emocional se revela a medias ante baja credulidad, propuesta por personajes que, aunque divertidos, no son del todo empáticos. Tomorrowland enfatiza el viaje a lo increíble sin darle suficiente importancia a sus viajeros. ¿Un error imperonable? Puede que no. El viaje sigue siendo increíble.

El origen de Tomorrowland surgió con una mezcla de ideas, éstas siendo: 1) la propuesta fallida de EPCOT, una comunidad futurística liderada por el mero Disney y abandonada justo después de su muerte, luego convertida en la atracción Tomorrowland en Disneylandia; 2) una caja de útiles personales de Disney que incluyen libros de ciencia, archivos de filme y fotografías de él mismo; 3) la presentación de la idea común del futuro de 1960 contrastada con la percepción actual del futuro; y 4) el deseo predominante de ser optimista y regresar a pensar del futuro como anteriormente. Casey Newton busca maneras de convencer a su familia y escuela que el futuro puede ser algo maravilloso si tan solo creeemos y actuamos como si quisésemos ese fin. Mientras tanto, Frank y los demás personajes piensan en el futuro en términos de guerra, terremotos, superpoblación y escacez de recursos. Al encontrarse con Tomorrowland, una ciudad creada por los mejores científicos, artistas, filósofos, etc. del mundo, Casey renueva sus esperanzas en el humanismo común que una vez pareció ser el estándar de la raza humana: juntos, gracias a la ciencia y al intelecto humano, lograremos paz y armonía. El ser optimista no es el problema en cuanto a la infabilidad de tal conclusión; es el claro hecho que en el transcurso entero de la humanidad nunca ha habido paz, mucho menos en estos tiempos cuando la ciencia, la intercomunicación mundial y el acceso casi infinito al conocimiento están a su mayor alcance. El pesimismo no es el problema. La falta de perspectiva del panorama entero tampoco lo es. Es el hombre mismo, su corazón y su mente contaminado para alabarse a sí mismo a cualquier precio y dejando a Dios a un lado. El pecado, en otros problemas. La película batalla en llegar a una resolución clara, y cuando lo hace, parece caer en oídos sordos. No obstante, Tomorrowland en medio de sus momentos de aventura y diversión enfatiza el sacrifico altruista, la evidencia del alma sobre la materia, el compañerismo y la unidad en el funcionamiento de una comunidad, y el amor común entre amigos y familiares. Es Walt Disney Pictures, gente. Son puntos obvios a su favor que piden no leer más de lo que es necesario, aún cuando su material filosófico y su uso de ciencia ficción parezca contradecirla.

Decente y limitadamente divertida, Tomorrowland no es la película que los trailers y posters promovían, o que los fans de Brad Bird esperaban. Es el Interestelar del entretenimiento familiar: compleja y con algunas fallas pero dulce.
Nada mas, nada menos.

Trailer en inglés con subtítulos en español

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s