Mad Max: Furia en el Camino

Película: Mad Max: Furia en el Camino
Calificación: 4.5 de 5

¨Mi nombre es Max. Mi mundo es fuego y sangre.¨

Las palabras son seguidas por dos horas de literalmente eso: fuego y sangre. En medio de sus explosiones, carreras, paisajes y batallas, Mad Max: Furia en el Camino se dedica a destronar todo límite de imaginación asociada con el cine de acción. Está loca. Extravagante. Y Brillante.


Mad Max: Furia en el Camino es la cuarta entrega que continúa la trilogía original de Mad Max, ésta estrenada entre 1979 y 1985. La historia se ubica en un futuro lejano donde el mundo es un desierto gigante y la civilización se ha dividido en tribus que pelean por lo poco que sobra de agua y gasolina. Max Rockatansky (Tom Hardy, El Caballero de la Noche Asciende), después de ser capturado por los Chicos de Guerra, une fuerzas con Furiosa (Charlize Theron, Monster) desafiando el poder de otros comandos y buscando la redención que tanto anhela.

Gran crédito para el éxito de Furia en el Camino se le debe a George Miller, el creador y director de la saga de Mad Max. Su pasión, creatividad e influencias son muy marcadas en su universo post-apocalíptico que pocos se atreven a moldear. La historia puede ser criticada por ser demasiada sencilla pero Miller no esta interesado en causar asombro con su guión. Es una película de acción primeramente y últimamente que, sin embargo, mantiene su postura firme en la línea fina dividiendo locura y seriedad. La dirección de arte es impecable, embellecida y no reemplazada por los efectos especiales que le rodean. Las actuaciones son intensas y creíbles a pesar del entorno salvaje, en especial las de Charlize Theron y Nicholas Hoult (X-Men: Días del Futuro Pasado). Tom Hardy interpreta un rol seguro aunque es aquí donde el filme causa un poco de confusión, ya que la historia parece favorecer la trayectoria de Furiosa mas que la de Max. La trama muestra mayor firmeza en la historia de Furiosa que en la de Max, creando así un personaje mas interesante que el protagonista. Las escenas de acción hacen a un lado casi todo error posible, magnificando los combates y la coreografía con extrema delicadeza y mayor esfuerzo estético posible. ¿Cómo? Tratando cada explosión como si fuera una pintura. ¿Loco? Si, y ese es el punto. En un cine de acción donde las explosiones y las cámaras lentas han llegado a ser clichés, Miller demuestra originalidad en un género sobrevalorado. ¿A quién más se le ocurriría meter un guitarrista que usa fuego como arma encima de una camioneta a toda velocidad por el desierto? ¿O vehículos adornados con espinas, jaulas y mástiles como instrumentos de guerra? ¡Que visión!

La línea fina que mencioné anteriormente es aquella que define el núcleo temático de Mad Max: la búsqueda por redención. Es asombroso que los guionistas hayan presentado atención al arco emocional de sus personajes cuando tenían lo suficiente con su sinfín de combates, y esto sin que se viera forzado. Max busca por redención después de varios eventos trágicos de su pasado levemente mencionados. Furiosa busca por redención después de servir casi toda su vida a Immortan Joe, el líder de una secta, después de haber sido secuestrada de niña. Nux (el rol de Nicholas Hoult) es un guerrero cuyo cerebro ha sido lavado por Immortan Joe y ahora busca sacrificarse para unir su alma a los héroes de Valhalla. Éstos deseos son, al final de cuentas, piezas de un gran plan, éste siendo un paraíso inexistente que el ser humano puede llegar a construir. Si, el rol del ambientalismo es más que imperante en el cine moderno. Pero por otro lado, el mero hecho de la destrucción universal y el caos subsecuente en la historia viene de las manos del mismo hombre. La humanidad se ha infligido sus propios azotes, vive de sus heridas a lo máximo, y el deseo de ser redimido continúa con mayor vigor. El cómo nunca es enteramente contestado pero el hecho de que es reconocido transforma a los personajes de títeres sin valor a seres con alma. Dios nunca es mencionado pero la idea de la religión si. Immortan Joe controla a sus súbditos con cuentos de Valhalla, un paraíso falso donde solo entran los que mueren en el nombre de Joe. Una de las esposas secuestradas de Joe en el último acto se dedica a orar por quién sea que la escuche. Entre éstas dos escenas vemos una transición en uno de los personaje protagonistas, quien encarna la transición de fanatismo a altruismo, reflejado en el verdadero significado del sacrificio: el dejar tu vida por la de otros. Son pequeños detalles que al final se culminan con la palabra ¨redención¨, varias veces repetida por algunos personajes: el ser salvado del mal. Si la película se conforma con el ambientalismo como la gran respuesta entonces está evitando ver el panorama completo. Pero si el final es realmente ambiguo ante esta pregunta, está siendo mas honesta que lo normal para una cinta de Hollywood.

Mad Max: Furia en el Camino es intensamente divertida, loca, visualmente original y sorprendentemente sincera. Es acción en el mero significado de la palabra, y eso es muy difícil de replicar.

Bravo.

NOTA: La película contiene escenas gráficas de acción y sangre. Hay poca desnudez sin ser gráfica enteramente. No apto para menores de 15 años.

Anuncios

Un comentario en “Mad Max: Furia en el Camino

  1. Pingback: Las Mejores Películas del 2015 | Verdad & Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s