Avengers: La Era de Ultrón

Película: Avengers: La Era de Ultrón
Calificación: 2.5 de 5

Los héroes favoritos de Marvel Studios regresan a la pantalla gigante, éstos disfrutando de todos los placeres que Marvel ha dominado los últimos siete años desde el estreno de Iron Man: acción estimulante, humor sin parar, superhéroes simpáticos y un sentido de heroísmo común entre la audiencia y figuras poderosas. La primera entrega de Los Avengers y Guardianes de la Galaxia son posiblemente los mejores ejemplos de tales atributos. Es cuando Marvel se desvía de esta receta que la amenaza de confusión y decepción incrementa, y esto fue lo que pasó con Avengers: La Era de Ultrón. No fue su falta de explosiones o humor sino su mal uso de un villano demasiado complejo con temática tan oscura que por poco descarrila todo lo que Marvel ha construido hasta el momento.

En Avengers: La Era de Ultrón nos encontramos con Iron Man, Hulk, Thor, el Capitán América, la Viuda Negra y Hawkeye combatiendo juntos como Avengers contra el remanente de HYDRA. Esto no se compara con la nueva amenaza que Tony Stark y Bruce Banner inconscientemente crean cuando, bajo intenciones de mantener la paz, crean a Ultrón, un programa avivado por inteligencia artificial alienígena. Y es precisamente la meta de Stark y Banner que Ultrón adopta como el suyo: mantener la paz en nuestro tiempo… aunque signifique aniquilar a la humanidad entera, comenzando con los Avengers.

El vasto impacto del Mundo Cinemático de Marvel a nivel mundial es notoria, en especial cuando se trata de los Avengers. Comparten el amor y aprecio del mundo entero (o la mayor parte), que decir algo malo o dañino contra ellos parece merecer los ataques directos de los fans. Pero estos malos comentarios no son sin fundamentos. La Era de Ultrón mantiene su sentido de diversión constantemente a lo largo de la película a lo típico de Marvel: excelentes efectos especiales y escenas de acción muy bien coordinadas. Estos aspectos disminuyen, sin embargo, el drama entre las interacciones de los protagonistas, en particular cuando la edición pobremente se enfocó mas en mostrar rostros que comunicar ideas. El guión continuó el efecto, prolongando humor hasta lo innecesario para mantener las interacciones fluidas sin desarrollarlas completamente (a excepción de algunos personajes como Hulk, la Viuda Negra y Hawkeye). La culminación de estos detalles
solo reforzó el hecho de que la sobreabundancia de personajes en una historia, sean superhéroes o no, no es siempre una buena idea, en especial cuando introduces a un antagonista como Ultrón. Elogio a James Spader (The Blacklist) por encarnar un villano complejo como Ultrón. Su carisma sádica, su crudo sentido de humor y sus ideologías anti-pacifistas crean las escenas mas intensas de la película, aún cuando ninguno de los Avengers logra derrotar sus argumentos. El desperdicio de preguntas sin respuestas satisfactorias crean un vacío en el arco emocional de la trama, algo que ninguna escena de explosiones y peleas aéreas puede remplazar.

Fue interesante ver que Avengers: La Era de Ultrón es la primera película Marvel que usa simbolismo eclesiástico en su arco temático, aún cuando la mayor parte es enfocado en las ideas del villano. La figura de Ultrón es aquella recordativa a un anti-Mesías, aquél cuya arma no es la salvación sino la perdición. Ultrón usa una catedral como su base para traer destrucción total, propagando la imagen de ésta como máscara de su apocalipsis. Al igual, usa la analogía de la creación de la iglesia en la Tierra como una parecida a su misión: traer orden mundial, aunque su método sea el caos. ¿Y que figura usaron los Avengers para combatir a Ultrón? La Visión, un ser cuyo propósito, citando a René Descartes, es solamente ser. Un androide que dice no tener una moral pero sin embargo obedece a los Avengers simplemente porque suena bien. Dos esferas muy opuestas y los Avengers se quedan neutrales, respondiendo no con razonamiento sino con golpes y contraataques. La confusión entre sus combates es el resultado del esfuerzo de los guionistas en cortar la conexión entre el creador y el creado, dejando que Frankenstein se rebele contra su creador sin que éste haga algo al respecto. Se podría argumentar que la imagen de los Avengers defendiendo la catedral contra el ejército de Ultrón equilibra el punto objetivo del bien transcendente del cristianismo contra el abuso de poder bajo interpretaciones con mal contexto del mismo cristianismo. Cualquier conclusión queda suspendida por el desorden de toda temática a favor de acción sin fin y una resolución feliz

En conclusión: ¿Fue divertida La Era de Ultrón? Pues, si… a momentos. ¿Es graciosa? Exageradamente, pero si. ¿Cumplió su misión? Supongo. Si los trailers aparentaron mostrar una película mayor en escala que la primera entrega, cometieron un error. Y por esto fue una decepción.

Una pequeña decepción, sin embargo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s