En El Bosque

Película: En El Bosque
Calificación: 3.5 de 5

Cenicienta, la Caperucita Roja, Jack y los Gigantes, y unos panaderos conforman la historia de En El Bosque, donde todos ellos se encuentran luchando por sus propios deseos que solo ocurrirían en un cuento de hadas. Es un musical. Es cómica. Es Disney. Y NO es exactamente para niños.


En El Bosque mezcla los cuentos famosos de la Cenicienta, la Caperucita Roja, Rapunzel y otros en una narrativa coherente. La trama comienza con un panadero y su esposa quienes son informados por una bruja (la siempre excelente Meryl Streep) que viven bajo una maldición que no les permite tener hijos. Esto es hasta que ella les ofrece una solución que les hará cruzar caminos con otros personajes… cuyos deseos los impulsarán a tomar decisiones que nunca imaginaban tomar.

El asombro ante la realidad de un nuevo musical integrándose al canon de Disney aparenta ser limitado. El imperio del ratón solía ser el rey de los musicales años atrás, aunque en esta ocasión se dieron no a crear sino a adaptar un musical. Ésta fue la sensación de Broadway de 1987, compuesta por el legendario Stephen Sondheim. La cinta, al igual, es dirigida por Rob Marshall, director responsable del exitoso musical cinematográfico Chicago en 2002. El reparto sensacional que incluye a actores como Anna Kendrick (Notas Perfectas), Chris Pine (Star Trek), Emily Blunt (Asesino del Futuro), James Corden (Empezar Otra Vez) y Johnny Depp es más que un ingrediente esencial que hizo brillar a En El Bosque. Y por último, los departamentos contribuyentes a la estética visual (cinematografía, diseño de producción, maquillaje, etc.) mas que magnificaron el aura teatral de la obra original. Son todos estos aspectos los que probablemente crean una falsa esperanza para la audiencia: que es un obra intencionada para cada miembro de la familia. Cuando no lo es. Disney se enfrentó a una difícil tarea en adaptar un musical popular por ser una sátira de los cuentos de hadas, usando muertes cómicas, momentos implícitamente sexuales, y una temática demasiada compleja para un niño de seis años. En el proceso de la ¨disneysificación¨, los guionistas cortaron canciones del corte final, disminuyeron la violencia, reducieron el tono sexual, y borraron personajes y algo de la temática con ello. Como resultado, la película se encuentra tratando de balancear estos dos extremos de visiones radicales que probablemente quedó dejando a pocos satisfechos. En sí, la película no parece ser una mala mezcla de ideas. Es solo algo inusual, ni faltante y ni plena. Los niños se confundirán, los adultos se sorprenderán de más, y los jóvenes se reirán. En vez del musical dulce prometido en la mercadotecnia de la película, En El Bosque es más semejante a una comedia negra. No es malas noticias necesariamente, solo inesperadas para muchos. La película sigue siendo un gran musical  debido al complejo y divertido lirismo de Sondheim que permite a todo personaje y escena unirse en música y drama sin conflicto alguno.

Más que satirizar ilusiones infantiles, En El Bosque busca cuestionar la noción del ¨felices para siempre¨ sin separarla de su entorno histórico y emocional. Los panaderos creen que el tener su hijo llenará el vacío que sienten en sus vidas. La Cenicienta y los príncipes ponen sus creencias en el matrimonio perfecto como la respuesta a todos sus deseos. Jack depende de las riquezas que robó para salvar a su vaca y asegurar el futuro de su familia. Éstos deseos no solo los dejan insatisfechos sino que los tientan a tomar decisiones que arriesgan las vidas de otros salvo las suyas mismas, revelando a los deseos como trampas mortales; egocéntricas y temporales. Después de las catastróficas consecuencias que plagan cada personaje hacia un brutal final, el último giro emocional se resuelve como éste: los niños aprenden de los padres. La manera que uno responde a la tragedia será marcada, en este caso, por los niños que continúan el mismo legado. A pesar del duro final, la conclusión es realmente un momento edificante; cuando los personajes deciden sufrir las consecuencias, tomar responsabilidad de sus decisiones, y mostrar a los niños las maquinaciones del corazón humano, tratando de guiarlos hacia el camino correcto. La conclusión se culmina como una burla honesta de los deseos inmaduros que solo pueden brotar de una imaginación fantasiosa y ególatra.  En otras palabras, es un cuento de hadas dirigida a todo padre de familia, a que tomen su lugar como ejemplo moral en la familia y que guíen a sus hijos por el camino estrecho.

Un gran musical pero con falta de audiencia concreta, En El Bosque escandalizará a muchos que aguardaban el Disney de siempre. Esto sin dejar de divertir y entretener a otros dispuestos a aceptar lo loco y controversial. Que postura tomar depende de los gustos personales del espectador. En sí, para los amantes de los musicales, es un encanto placentero.

NOTA: La película contiene escenas de muertes, aunque nada gráficos, y una escena incómoda entre el príncipe y la panadera. Al igual, hay varios instantes de violencia inesperada. No apta para niños menores de 10 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s