Francotirador y El Destino de Júpiter

Reseñas de Francotirador (dir. Clint Eastwood) 
y El Destino de Júpiter (dir. Los Wachowskis)

Película: Francotirador
Calificación: 5 de 5

La guerra no es fácil de entender, mucho menos explicar. En dado caso, las intenciones políticas son aún más complicados de enmascarar completamente al traer el mismo tema a la pantalla gigante. En esto triunfa Francotirador, balanceando vigorosamente la maldad de la guerra con las fuerzas y los temores de sus soldados, dentro y fuera de la batalla.

Francotirador es la verdadera historia de Chris Kyle (Bradley Cooper, Escándalo Americano), quien en un punto fue reconocido como el francotirador mas letal de la historia de los Estados Unidos. Desde su infancia en un rancho en Texas, a través de su entrenamiento como soldado SEAL hasta su rol en la guerra de Irak, Kyle enfrenta sus peores miedos acerca de la guerra que confrontarán su valentía en proteger a sus compañeros soldados y a su familia a todo costo.

Una marca definitiva del cine de Clint Eastwood es su habilidad de mantenerse ¨invisible¨. Esto requiere en dejar que la trama defina el encuadre de una toma y no de la otra manera; al hacerlo engrandece la neutralidad de una escena y de sus personajes si el guión así lo permite. En Francotirador, este aspecto permite que los dos extremos de la esfera política interpretativa acerca de la guerra se mantengan balanceadas sin ignorar o reinterpretar la trama. Más cuando se trata de una historia verídica, ejemplo del que Eastwood no desconoce, habiendo dirigido cintas verdaderas como Cartas Desde Iwo Jima y La Conquista del Honor con igual éxito. Además, el actor Bradley Cooper demuestra completa entrega al rol, física y mental, mostrando un gran paso en su búsqueda por versatilidad total. El soundtrack y la edición exitosamente mantienen el suspenso cerca cuando la escena lo pide sin dejar que sus escenas emotivas se vuelvan frías. Las escenas de guerra están bien coordinadas y ejecutadas, creando un caos auténtico que es terrorífico y escalofriante sin que caiga al borde de horror irreal. Es el tipo de acción que abre ojos a la realidad de la guerra actual mas del que glorifica el caos como producto de sueños e imaginación. Esto es otra brillante película del Señor Eastwood quien, a sus 80 años y más de 50 películas, no muestra señales de derrota definitiva.

Francotirador explora la idea de ser un héroe a cualquier costo, usando la guerra de Irak como trasfondo. Independientemente de la opinión sobre dicha guerra y sus implicaciones, la bruta realidad que los soldados enfrentan antes, durante y después de la batalla ha sido mas que ignorada en recientes películas de guerra. Y a partir de esta verdad aparece la pregunta inevitable: ¿debe el cristiano aprobar la guerra, y/o su participación en ella? Chris Kyle profesó ser cristiano, y vio su parte en ella como un cumplimiento de la fe: el proteger al indefenso, el derrotar al enemigo con fuerza mortal como último recurso, y el entregar su vida misma por sus compañeros soldados. La guerra es resultado del pecado; es la manifestación de los deseos carnales y momentáneos del ser humano (Santiago 4:1-3). El contraataque ante este resultado suena mas que tolerante, en particular cuando las vidas de muchos y el destino de países están en juego. Lo admirable de Kyle no es el hecho que se convirtió en uno de los soldados mas letales de la historia americana, sino que rehusó el elogio y alabanza de su heroísmo como resultados. Tal respuesta levemente ubica sus acciones entre el territorio de ¨justicia total¨ y ¨poner la otra mejilla¨. Sus batallas personales son testamento que la guerra, aunque es necesaria, nunca es buena, ni merecedora de estimación.  Pero mas que llegar a una conclusión definitiva, la historia de Kyle tal como expuesta en el filme promueve dura reflexión sobre las consecuencias de la guerra, en soldados, en sus familias y en sus naciones. Y como anteriormente expuesto, tal punto de vista ya era mas que faltante en el cine actual de guerra.

Francotirador cumple con lo que deseó provocar: reconsideración del estado de la guerra y sus participantes. Intensa, algo sombría y muy humana, es testamento del gran cine que solo Clint Eastwood puede crear.

NOTA: La película contiene una gran cantidad de lenguaje vulgar, por la mayor parte bajo el contexto del ejército y sus costumbres. La violencia es algo gráfica. No recomendada para menores de 16 años.

Película: El Destino de Júpiter
Calificación: 1 de 5

Wow… que mala película fue El Destino de Júpiter. Arduamente se consideró el claro hecho que ésta es obra de los Wachoskis, los responsables en crear La Matrix, una de las mejores películas de ciencia ficción. Al igual, no hubo falta de intento en apreciar sus inspiraciones cinemáticas como Star Wars y literarias como La Odisea. Pero el resultado es un caos incoherente que terminó siendo malamente graciosa.

En El Destino de Júpiter, Júpiter Jones (Mila Kunis, El Cisne Negro) es una chica sin aspiraciones para su futuro, ya que trabaja con su familia limpiando casas en Chicago. Todo cambia cuando es rescatada de extraterrestres por Caine Wise (Channing Tatum, Foxcatcher), un guerrero intergaláctico que le declara que su ADN es compatible con la que era la Reina del Universo. Ahí comienza una trayectoria que la sacudirá de toda creencia posible… y a la audiencia también.

Cuando se trata de crear mundos de fantasía y ciencia ficción, uno debe tener el máximo de cuidado posible en evitar crear inconsistencias o imposibilidades que amenacen de desviar la fe de la audiencia. El mayor error de El Destino de Jupiter fue la descarada confianza que los Wachowskis tenían en aquella misma audiencia, que supuestamente aceptaría todo lo que ellos contaran. El universo de la película es caótico sin sentido alguno, presentando mundos y personajes sin preocuparse en introducirlos primero. Los personajes son genéricos, entrando y saliendo de sus predicamentos como lo mas normal, dañando así las actuaciones de sus actores… en excepción del villano escalofriante Balem Abrassax (encarnado por Eddie Redmayne, quien recién obtuvo la estatuilla del Óscar por su actuación el La Teoría del Todo). El guión es repetitivo y sin trayectoria, hasta el punto que te hace realizar que la protagonista Júpiter literalmente no hizo nada independientemente sino que fue impulsada por los personajes a su alrededor. Las escenas de acción proveen un momento o dos de adrenalina visual, solo para que al terminar uno cuestione el propósito del mismo. La película en su totalidad es semejante a un licuado con mil ingredientes de los cuales la mitad nadie conoce. La culpa recae en los Wachowskis, quienes depositaron tanta confianza ingenua en la audiencia y nada en sus habilidades de contar una simple y completa trama.

Es complicado darle sentido a la temática, ésta vacía de objetivo, que los Wachowskis presentaron a pequeñas dosis en El Destino de Júpiter. Intentos como éste han sido explorados con mayor eficacia en obras pasadas como La Matrix y Cloud Atlas. En este caso, el suponer que la historia gira alrededor de los preceptos de la reencarnación no es irracional. Júpiter recibe varias referencias al hecho que su ADN es evidencia de otra vida que ella vivió en otro universo, pero uno se cuestiona porque no aplica esto a otros personajes si las probabilidades de encontrar a alguien como ella no fue tan difícil. Hay referencias a Dios de parte de los seres galácticos, así que ¿cómo se mezcla la realidad de Dios en este universo? El otro lado de la temática es el hecho que los seres humanos son usados como experimentos para incrementar la vida de gente interplanetaria. Pero nunca se establecen leyes morales en contra de esto en sus planetas. ¿Cómo entonces puede Júpiter convencerlos que lo que hacen es intrínsecamente malo? Ni lo intenta. Hay tanto material filosófico que pudo haber funcionado de la manera que funcionó en La Matrix, ya que en Matrix el universo estaba bien definido que se expandía poco a poco. En Júpiter no, así que toda temática deja perpleja a todo aquel que intenta descifrarla sin utilidad alguna. Causó mas lástima que coraje.

Los pequeños buenos momentos de El Destino de Júpiter son eclipsados por una mala mezcla de historia confusa, mitología extraña y personajes aburridos (a excepción del villano, y esto da mucho de que hablar). Es posible que en un futuro sea conocida como una película tan mala que es buena, o mínimo divertida. Pero por ahora, es un caos de película.

Anuncios

Un comentario en “Francotirador y El Destino de Júpiter

  1. Pingback: Las Mejores Películas del 2015 | Verdad & Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s