Kirk Cameron Intenta Salvar La Navidad… Y Fracasa

Este artículo la dividiré en dos secciones claras: 1) Informativa y 2) Opinión. Debo clarificar este punto para evitar caer en juzgar a hermanos que no sostienen las mismas convicciones que yo, aún cuando compartamos la misma fe salvadora. Habiendo dicho esto, tomo el tiempo para informarles acerca de Salvando La Navidad, la nueva película de Kirk Cameron que, aunque ya garantizó su éxito financiero superando su presupuesto, ha sido declarada por los sitios IMDB y Rotten Tomatoes como la peor película de la historia.

Salvando La Navidad (Kirk Cameron’s Saving Christmas en inglés) es producida y protagonizada por Kirk Cameron y escrita y dirigida por Darren Doane (director del documental Imparable). La película trata de Kirk convenciendo a su hermano (encarnado por el mismo Darren) acerca de los símbolos de navidad y como éstos son realmente bíblicos.

Reitero, no es mi deseo apuntar dedos y condenar sin ofrecer soluciones. Es mi intención, como creyente y cineasta, edificar al Cuerpo de Cristo con una perspectiva bíblica acerca de lo que el cine realmente es. A simple vista, Salvando a Navidad es una película hecha con el propósito de informar y predicar (limitadamente) ante una audiencia mayormente compuesta de cristianos, esperando también la aceptación de la audiencia secular. La historia es ficticia mientras que sus intenciones eran mostrar verdades. El tema de la navidad sigue siendo objeto tanto de cariño como de controversia entre círculos y denominaciones cristianas. En vez de usar el documental como herramienta para demostrar esas verdades (como lo hizo en Imparable con mayor éxito), Cameron optó con contar una relato falso con el fin de imponer verdades sujetas a revisión. Me refiero al verdadero significado del pino navideño, el simbolismo de los reyes magos, la figura de Santa Claus, etc. Me siento libre de compararla con el El Cuento Navideño, la obra clásica de Charles Dickens… salvo que la diferencia es que Dickens sabía contar una historia ficticia, repleta de imaginación extravagante, personajes inolvidables y un mensaje transcendente reflejada en estos aspectos mismos. Cameron no, y es evidente.

Como Kirk Cameron asumió que la audiencia secular aceptaría una película como Salvando La Navidad sin queja, es entendible que reaccionará ante los críticos que odiaron su película. Pero lo primero que hace es usar la influencia de su nombre llamando a sus ¨fans¨ a que voten en los sitios populares IMDB y Rotten Tomatoes para cambiar la calificación de la película, tanto de los críticos como de los usuarios de los sitios respectivos. ¿Y cuál fue el resultado? Lo contrario. La película recibió un incremento de críticas negativas y asegurando una peor reputación tanto en Hollywood como entre creyentes. Y lo peor del caso es que Cameron respondió acusando a ¨conspiraciones ateas¨ por estos sucesos. Esto es, sin duda, triste e inexcusable.

Lector presente, el glorificar a Dios a través del cine NO equivale a usar el cine fuera de su propósito preestablecido con el fin de declarar puntos de vista, usando el grado mínimo de creatividad y talento narrativo. NO es depender de la fama de tu nombre y el supuesto valor de tus esfuerzos y motivos para impulsar resultados ilógicos. El glorificar a Dios usando el cine es creando buen cine para toda persona, cristiana o no, con lo mejor de los dones que Dios te ha dado. Es usar tu testimonio y tus palabras para presentar el corazón del evangelio, Cristo, ante toda criatura, y que el cine que salga a partir de este testimonio sea un reflejo de esa misma verdad; no el objeto mismo. No es sorpresa que el denominado ¨cine cristiano¨ siga siendo objeto de burla entre la audiencia secular; no por ser ofensiva ni por presentar los gustos de una audiencia diferente, sino que esta tan mal hecha que nunca es tomada en serio. Y eso es porque los cineastas cristianos se conforman con hacer el peor trabajo con mala calidad en el nombre de Dios y la audiencia cristiana les sigue perdonando.

Esperemos que Kirk Cameron reconozca estas realidades sin dejar que sus buenas intenciones se conviertan en su único motivo para hacer películas. Salvando La Navidad es un trágico ejemplo, pero para el bien de Cameron y de otros como él, esperemos que sea el último.

Trailer en inglés sin subtítulos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s