El Dios de Breaking Bad: Parte 1

 

Walter White es un hombre con muchas caras, aquellas siendo la de un esposo indefenso, un padre humilde, un maestro brillante de química de una preparatoria, un verdadero hombre de familia y una víctima de cáncer pulmonar; pero sobre todo: un cocinero de la metanfetamina mas pura del mundo, un paso que poco a poco lo convierte en un terror que pocos suelen imaginar. Ésta es la premisa de Breaking Bad, uno de los programas de televisión mas aclamadas y populares de tiempos recientes. Con sus cinco temporadas, Breaking Bad logra en desarrollar una historia repleta de drama, misterio, psicología y temática que no solo demande que el espectador medite sino que rehabilite sus creencias.

Esta crítica extensa de este programa contendrá de muchos spoilers, ya que solo estoy tomando en cuenta como lectores a aquellos que han visto el programa en su totalidad. También, aunque el medio de televisión no se compara con el medio de cine debido a su medida diferente de manejar lenguaje y tiempo en su narrativa audiovisual, ésta merece un elogio por su consciente uso de aquellos, mucho más cuando son usadas a su favor.

Al inicio de su primera temporada, nos encontramos con Walter White (brillantemente encarnado por Bryan Cranston, quien por años fue estereotipado como solo un personaje secundario cómico debido a su participación en el programa familiar, Malcolm El Del Medio), un subestimado profesor de química y padre de familia que toma la decisión de unirse al negocio de cocinar metanfetamina para proveer dinero para su familia, que consiste de su esposa embarazada Skyler (Anna Gunn) y su hijo adolescente con parálisis cerebral Walter Jr. (R.J. Mitte), justo cuando recibe la noticia de que tiene cáncer pulmonar terminal. Uniéndose con Jesse Pinkman (Aaron Paul, Big Love, Need For Speed), un drogadicto y ex-alumno de Walter quien conoce el negocio de distribución de la droga, Walter comienza a cocinar metanfetamina en una camioneta en la región desértica de Albuquerque. Ésta droga termina siendo la droga más pura del mercado mundial, agarrando la atención del agente Hank Schrader (Dean Norris, Under The Dome), detective de la Administración del Control de Drogas, quien también resulta ser el cuñado de Walter. A partir de ahí Hank comienza una lucha fatal para descubrir el culpable detrás de la producción de la droga mientras Walter lucha para mantener sus motivos puros.

El tema del programa puede ser definida en pocas palabras: la lucha de un hombre por poder sin traicionar su verdadera naturaleza. Walter White es un hombre con muchas dimensiones que un debe cuestionar sus verdaderas intenciones tal vez desde el principio. Por instante, ¿cómo pudo rechazar Walter la oferta de Gretchen, un ex-colega que una vez amó y junto con quien comenzó una empresa científica con fama mundial, para cubrir todos sus gastos médicos desde un principio? Cocinar metanfetamina nunca fue la primera opción al igual de no ser la mas honorable. Y después de forzadamente ahorcar a Carlos, un joven distribuidor de droga a quien Walter y Jesse indirectamente secuestraron después de que su primer intento en vender la droga saliera mal, ¿porqué no se detuvo ahí? ¿Será que determinó el precio de involucrarse en el negocio y terminó aceptándolo sin duda alguna?


A través del programa se establece un patrón de tomas que comunican la misma idea a través de situaciones diferentes. Por ejemplo, la muerte accidental de Loco Ocho, primo de Carlos, que resulta en un baño de sangre, tripas y huesos en la casa de Jesse, es mostrada en un plano fijo: la sangre cubriendo toda la toma mientras Walter la clarifica limpiando con un trapo. Al igual, en la segunda temporada cuando huyen del rancho del notorio narcotraficante Tuco, el plano esta cubierto de arena solamente para ser ¨limpiada¨ por Walter, quien lo limpia solo para enterrar su pistola y deshacerse de la evidencia. Éstos planos rítmicos establecen la idea concurrente que dicho personaje involucrado esta tratando de deshacerse de su culpa bajo la pretensión de traer orden. En otras palabras: el hombre esta tratando de esconder el hecho de que es un buen hombre creando una imagen falsa a través de una situación que indica todo lo contrario. Jesse también es un ejemplo eficaz en esto. Rechazado por su familia por sus costumbres y aceptado por una banda de amigos con la condición de proveerles droga, Jesse reconoce que es un chico malo. Pero también reconoce que mantiene un límite de cuanta maldad puede tolerar en sus acciones sin importar el hecho que ya decidió cometer el acto incorrecto.  Dos hombres terminaron muertos en su casa con el simple hecho de tomar una pequeña decisión. Y Walter, mentira tras mentira sale de su boca mientras se esfuerza en mantener la paz en su familia, en particular con la demandante Skyler. En una plática familiar junto con Skyler, Walter Jr., Hank y Marie, esposa de Hank y hermana de Skyler, acerca de como manejar la situación de la salud de Walter, él declara en su aparente sencillo carácter que desea enfrentar la muerte sin miedo y preocupación, deseando tomar control de sus propios gustos encima de los de su esposa, quien desea el mejor tratamiento para su esposo a pesar de vivir con bajos ingresos. A pesar de finalmente coincidir con el deseo de Skyler, esta situación declara algo acerca de Walter: su deseo por control, brindado por una perspectiva existencialista acerca de la vida, brotaba de un deseo de vanagloria absoluta a cualquier precio.

La escala de la culpa de cada personaje solo crece y crece, en especial durante la segunda temporada. Después de hacer un pacto con Tuco para que distribuya su droga y después de adoptar su alias como Heisenberg (inspirado por el químico alemán Werner Heisenberg), Walter continúa cocinando junto con Jesse hasta que un simple malentendido los lleva al borde de la muerte. Después de escapar de las garras de Tuco y de la sospecha tanto de Hank y de la DEA como de su familia, Walter aparentemente desea dejar el negocio atrás, en especial cuando su cáncer empeora y solamente una cirugía mas constante quimioterapia pueda reducir su mortalidad. Pero su deseo por conseguir mas dinero le gana y, a pesar de constantes contiendas en su turbulenta relación con Jesse, hace un trato con un Gus, un narcotraficante poderoso que esconde su negocio a través del lavado de dinero en restaurantes de comida rápida. Tal decisión lo lleva a perderse el nacimiento de su hija y a permitir la muerte de Jane, la novia drogadicta de Jesse, por sobredosis. Un pequeño error de Walter justo cuando se prepara para la cirugía desata todas sus mentiras ante Skyler, quién termina dejándolo y llevando a sus hijos con ella misma. Y si la muerte de Jane no fue suficiente culpa para Jesse, quien no conoce el rol de Walter en dicha situación, solamente incrementó mil veces más. El papá de Jane, quien trabaja en el aeropuerto como control de tráfico aviones, y quien esta lleno de remordimiento por la muerte de su hija, sin querer causa un accidente cuando dos aviones chocan encima de Albuquerque.  Y mientras fuego y sangre cae del cielo, Walter solo puede mirar arriba en su soledad sin saber que su pequeña decisión en obtener un poco mas de poder terminó en la muerte de muchos inocentes.

Walter y Jesse, en vez de representar la idea popular de que el hombre mantiene una dualidad del bien y el mal, encarnan la dura realidad del ser humano: nadie es bueno. Tal es el núcleo de la Palabra en cuanto al hombre:

No hay un solo justo, ni siquiera uno;
no hay nadie que entienda,
nadie que busque a Dios.
Todos se han descarriado,
a una se han corrompido. hay nadie que haga lo bueno;
¡no hay uno solo!

Romanos 3:11,12 NVI

Todos somos como gente impura;
todos nuestros actos de justicia son como trapos de inmundicia.
Todos nos marchitamos como hojas:
nuestras iniquidades nos arrastran como el viento.

Isaías 64:6 NVI

Inocencia o bondad no existen en el corazón humano, y tal es demostrado en un momento marcado en el final de la segunda temporada. Me refiero al oso rosado; éste cae a la alberca de Walter durante la explosión de los aviones (Walter, por premeditación de parte del escritor, también viste un suéter rosado). Éste oso de peluche tiene la mitad de su cara quemada y un ojo perdido. Es interesante que este muñeco, víctima de un ¨accidente¨ causada por el papá de Jane, causada por la muerte de Jane, causada por una sobredosis aprobada por Jesse resultando en una muerte no detenida por Walter, caiga en manos de Walter justo cuando su familia lo abandona. Dos caras de la misma moneda. Pérdida de inocencia.

Continuará…

NOTA: La serie incluye varios momentos de escenas violentas gráficas, aunque la mayoría son breves y fuera de pantalla. Contiene algunas escenas breves sexuales, la mayor parte de la primera temporada. Las groserías son algo persistentes con algunos personajes, no con todos. Véanla bajo su propio riesgo y bajo los límites de su conciencia en Cristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s