X-Men: Si es de Primera Clase

Película: X-Men: Primera Generación
Calificación: 4 de 5

Hace cinco años, la saga popular de los superhéroes X-Men nos decepcionó con una entrega que se basó más en escenas de acción que en historia. Me refiero a X-Men: La Última Batalla. Hace tres años, la misma saga nos decepcionó con X-Men Orígenes: Wolverine, una película que no supo como contar su historia. Pero si creen que voy a continuar con la misma historia refiriéndome a la recién estrenada X-Men: Primera Generación, se equivocan. La verdad, yo no esperaba mucho de esta película después de ser decepcionado dos veces. Creía que sería lo mismo: superhéroes equis se juntan para luchar, pelear, y crear explosiones. Aunque en cierto modo es verdad, X-Men: Primera Generación nos ofrece un vistazo al mero principio, antes de la creación de los X-Men, en una historia enfocada más en personajes y caracterización que en escenas de acción.

En esta entrega, conocemos a Erik Lensher (Michael Fassbender, Bastardos Sin Gloria, 300), un mutante con el poder de controlar metal que, después del asesinato de su madre en la 2nda Guerra Mundial a manos del cruel Sebastian Shaw (Kevin Bacon, Apolo 13, Cuestión de Honor), se embarca en una búsqueda de venganza y opresión. Al otro lado, conocemos a Charles Xavier (James McAvoy, Se Busca, El León, La Bruja, y el Ropero), un joven británico y un genio en el área de física y ciencia a punto de graduarse de la universidad y ser un profesor. Las circunstancias traen a los dos juntos en el punto que Sebastian Shaw declara guerra a la raza humana, úsando las armas nucleares de la Unión Soviética. Charles y Erik, aparte de sus grandes diferencias y metas, forman una gran relación de amistad en el que uno se apoya con el otro. Es una amistad que poco a poco toma su giro… y los convierte en enemigos.
Como lo mencioné antes, lo que brilló más en esta entrega fue el enfoque en historia y caracterización en vez de escenas de acción y explosiones, un error que Hollywood comete a cada rato. La relación de Charles y Erik es la base de la historia, y es lo que le trae vida a cada escena. No fueron solamente las excelentes actuaciones de James McAvoy y Michael Fassbender en los roles de Charles y Erik respectivamente que hicieron la historia interesante. Fueron las ideologías de los personajes que los traen juntos a pesar de sus grandes diferencias.

Charles quería beneficiar a la raza humana con sus talentos; Erik quería buscar venganza sin confiar en humanos ni un instante. Charles quería traer a los mutantes juntos para educarlos y crear relaciones; Erik quería juntarlos para atacar a la raza humana. Uno busca el camino de gracia; el otro quiere venganza. Uno busca la paz; el otro quiere guerra. Y vemos como James es más que un hermano para Erik. Lo aconseja, lo ayuda con sus problemas, le salva la vida, y demás. Es una relación que, a pesar de ser separada al final, vemos como continúa en las siguientes entregas de X-Men, como si aún hubiera respeto mutuo entre el uno y el otro.
Sin embargo, como cualquier película estos días, esta película no está sin sus puntos negativos. Dos escenas se basan en un club exótico en la que las bailarinas visten casi nada. En otra escena, un general ruso tiene fantasías sexuales con una mutante, aunque solo lo vemos por unos segundos. Una apariencia sorpresa de un personaje es arruinada por su mal vocabulario. El tema de la evolución aparece constantemente, aunque como la historia es ciencia ficción/fantasía, ese tema lo tomo como fantasía. En otro lado, la saga de las películas de X-Men ha sido visionada por diferentes directores. Bryan Singer dirigió las primeras dos. Brett Ratner dirigió la tercera. Gavin Hood dirigió Wolverine, y ahora Matthew Vaughn (Stardust) dirige esta entrega. Por lo tanto, me encontré con varias diferencias en la consistencia con la historia y los personajes al comparar la saga entera. Las películas con la mejor consistencia son ésta y las dos primeras de la trilogía de X-Men. Eso no es decir que aún no quedan pequeñas diferencias en cuanto a la historia.

En fin, X-Men: Primera Generación fue una película sorprendente y brillante. Tuvo una gran dirección, brillantes actuaciones, un buen conflicto entre personajes, y demás. Hay espacio para otras películas que conecten a ésta con la primera de X-Men; solo espero que mantengan la misma visión que ésta ofreció. Es la mejor película que he visto este verano.

Anuncios

3 comentarios en “X-Men: Si es de Primera Clase

  1. Todo bien pero yo creo que la de wolvernie estaba b ien, a mi si me gusto, muvho mas que la tercera eso si, pero no creo que wolvernie haya estado ntan mal, cuenta la nhistoria entre logan, y sui hermano que no me acuerdo como se llama x) bueno
    Eso es lo que yo pienso 😛
    Fue una buena historia de su pasado, bueno, talves tu ya sabias esa historia y al ver la pelicula, pues no fue igual como la mayoria de las historias, yo no lo sabia y pues, fue nuevo para mi…

  2. Wolverine fue mejor que X-Men 3 pero se me hizo que la historia no era concreta; se basaba mas en episodios de accion que en caracterizacion y me quede con preguntas, pero bueno. Espero que la 2nda que estan planeando hacer este mejor.
    Gracias por tu opinion x)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s